Cuando el año pasado ganó el campeonato de la Doble A con los Grises de Humacao, dándole a la franquicia su primer banderín en 70 años, Juan ‘Igor’ González, justamente fue premiado como el Dirigente del Año. 

“Era un equipo inferior y nos comentaristas no nos daban muchas probabilidades”, dijo el legendario toletero, dos veces Jugador Más Valioso de la Liga Americana, reconociendo que Humacao solo tuvo marca de 7-5 en la temporada regular antes de llevarse a todo el mundo por el medio. 

“Pero gracias a Dios le dimos ese gran deleite a la fanaticada de Humacao”. 

Igual o más sorpresivo fue, sin embargo, el hecho de que Igor, también dirigente de la Selección Nacional, renunciara a la dirección de los Grises pocas semanas antes del comienzo de la temporada de este año. 

“Se han dicho muchas cosas, pero no fue por dinero, ni porque tuviera otra oferta”, dijo. “Sencillamente me fallaron a la palabra y, cuando me fallan a la palabra, la cosa llega hasta ahí”.

Ya era demasiado tarde, sin embargo, para que otro equipo lo reclutara antes del comienzo del torneo, pero Igor no le dio mucha importancia a ese factor. 

Freddie Cabrera terminó la temporada regular con marca de 5-0. [foto Aldwin Santiago]

“Uno sabe cómo es la Doble A, donde siempre cambian muchos dirigentes”, dijo. “Es una liga donde hay que ganar o ganar, y los equipos no esperan mucho antes de hacer un cambio”. 

Así, Cayey, que en 2018 ganó el tercer campeonato de su historia, se quedó sin dirigente cuando José Ponce renunció luego de arrancar con dos derrotas en línea. 

De inmediato, el apoderado Alberto Rivera actuó con premura y le entregó las riendas del equipo a Igor. 

“Lo primero que les dije a los muchachos era que teníamos un buen equipo y que no había que tocar el botón del pánico, porque solo teníamos dos derrotas y quedaban 14 juegos más en la temporada”, dijo. 

“Yo solo hice dos cambios en la alineación y lo demás quedó igual”. 

“Tengo la bendición de que los muchachos me respetan… y lo demás es esperar a que el Señor abra la puerta”, agregó. 

Y la abrió de tal manera que Cayey ganó 13 de los siguientes 14 juegos, terminando la campaña regular con marca de 13-3, y luego ganó el campeonato de la Sección Central al dominar 3-1 a Comerío en semifinales y 4-1 a los Bravos de Cidra en la final para entrar al Carnaval de Campeones por primera vez desde 2019. 

Pero ahora Igor tiene en las manos a un equipo que esos mismos comentaristas de antes —u otros—, consideran entre los favoritos para ganar el título. 

“Sé que nos tienen entre los favoritos, pero yo siempre digo que hay que jugar”, dijo. “Hay que salir a jugar todos los días sabiendo que no hay enemigo pequeño”. 

“Pero nosotros tenemos un equipo muy balanceado, con buen bateo y buena defensa, y el pitcheo siempre ha estado ahí”. 

Las estadísticas no dejan dudas sobre eso: el pitcheo colectivo en la temporada regular tuvo una efectividad de 2.08, y el bateo promedió .308. 

El pitcheo estuvo liderado por Freddie Cabrera (5-0 y 0.64 en la temporada regular, y otras dos victorias en la final contra Cidra); José Carlos. Burgos (2-1 y 1.31 con dos aperturas en ocho juegos) y Jesús Ortiz (4-0 y 3.46 con cuatro aperturas en ocho juegos). 

En bateo, sobresalieron el inicialista Kevin Luciano (.328 con cinco jonrones y 21 remolcadas y otros dos bambinazos en la final contra Cidra); el jardinero izquierdo Bryan Colón (.367) y el torpedero Jan Arroyo (.349).

Cayey empezará el round robin del Carnaval recibiendo el viernes a Hormigueros en el Pedro Montañez y el sábado jugará en Camuy. 

Igor dijo que Cabrera iniciará el primer juego y en el segundo iría Burgos u Ortiz.