Después de un buen comienzo de temporada, en el cual el equipo ganó tres de sus primeros cinco juegos, las Atenienses de Manatí cayeron en una mala racha que las llevó a tener marca de 4-7 y provocar la renuncia del dirigente Charlie Ramírez. 

Pero bajo la dirección de Samuel ‘Kongui’ Santiago, el equipo retomó su rumbo inicial y terminó la temporada regular ganando sus tres últimos partidos para cerrar en la tercera posición con marca de 8-8 y 23 puntos. 

El punto culminante fue una victoria en tres sets el pasado domingo en el coliseo Juan Aubín Cruz sobre las Valencianas, para bajar a Juncos al cuarto lugar y encaminarlas a un difícil enfrentamiento con las hexacampeonas Criollas de Caguas en las semifinales que comienzan este miércoles. 

Manatí, entretanto, se medirá a Corozal, también desde el miércoles, en la otra semifinal. 

“Va a ser una serie cerrada, muy reñida”, dijo Santiago. “Para nosotros, la clave posiblemente va a estar en seguir con el servicio agresivo, para sacar a Rayma (Raymariely Santos, la acomodadora) de su zona de confort”. 

“Y también vamos a necesitar ganar algún juego en la cancha de ellos (Carmen Zoraida Figueroa), donde es bien difícil ganar porque la fanaticada pone una presión muy chula”. 

“Y yo soy naranjiteño, así que sé de lo que estoy hablando”. 

Pero más que enfocarse en el equipo contrario, Santiago está complacido por la forma en que ha venido jugando el suyo, que terminó la campaña regular como el más caliente de la liga. 

“Las muchachas me dieron su confianza”, dijo. 

“Antes de salir del camerino para ese último juego (con Juncos), yo les dije que cada una saliera a ganar por ella misma, para probarse cuán buena es”, dijo. 

“Les dije que si hacían eso, independientemente del resultado, iban a estar conformes con ellas mismas por haber dado el máximo”, agregó. 

“Y al buscar ganar para ellas mismas, también se iba a beneficiar el equipo, porque este es un juego de equipo”.

En ese juego, la esquina Lindsay Stalzer, que hasta el momento había tenido una temporada de altibajos, registró posiblemente su mejor juego del año, con 25 puntos y cinco bloqueos. 

“Ella tal vez entendió el mensaje y buscó ganar por ella misma, para demostrarse lo buena que era”, dijo el dirigente. “Tuvo un gran juego, pero hay que ver que somos humanos y no todo el tiempo vamos a jugar bien”. 

“Pero a ella yo nunca le puse presión por eso” 

Además, Santiago destacó la aportación que tuvieron en ese partido la opuesto Shirley Ferrer y la central Shannon Torregrosa. 

“Aunque es algo que no se ve, como se ven los puntos anotados, las dos pudieron controlar a Leah Edmond”, dijo Santiago sobre la francotiradora de las Valencianas, que en ese partido fue limitada a 14 puntos cuando habitualmente ha pasado de los 20 desde que se unió al equipo. 

“Eso fue importante: Shirley tuvo 18 defensas, y las dos tuvieron varios bloqueos secundarios, que le dieron oportunidad a sus compañeras de hacer sus ataques”. 

La serie a siete juegos continúa el viernes en Manatí y el domingo en Corozal.