Aunque Christian Tapia tiene un récord de 14-0 y 12 nocauts, posee cetros regionales de la AMB y el CMB y le ha ganado a peleadores de buen nivel en sus últimas peleas, el junior ligero coameño piensa que aún no ha recibido el reconocimiento que merece. 

“Como no he tenido la exposición por televisión, no me conocen mucho”, dijo el peleador de 28 años de edad, radicado en Camden, Nueva Jersey. 

“Mis manejadores han estado tocando puertas por todos lados, pero nadie quiere pelear conmigo”. 

“Incluso Top Rank nos ha llamado como cuatro veces para ofrecernos peleas, pero cuando decimos que sí, los rivales no aparecen”, agregó. 

“Estamos tratando de llegar a un acuerdo, con mi buena posición en los rankings por la televisión que tengan ellos, pero hasta ahora nadie ha aceptado”. 

Entretanto, Christian, quien en su última pelea venció por decisión al también boricua Luis ‘Popeye’ Lebrón (entonces 18-1-2 y 11) el 12 de marzo en el Live Casino de Filadelfia, conquistando el vacante cetro Continental de las Américas del CMB, tiene pendiente ahora pelear el 23 de julio en el Fillmore, de Filadelfia. 

Allí defenderá ese cetro y el de la NABA de la AMB, ante el mexicano Fernando Romero (11-0 y 10). 

“Es una buena pelea: Romero es un peleador agresivo, que viene p’al frente”. 

“Dependiendo de cómo se desarrolle la pelea, yo puedo ir también p’al frente o puedo boxear”, agregó. 

Christian vive desde hace cuatro años en Camden, donde su padre, el entrenador Miguel Tapia, tiene ahora un gimnasio. 

“Pero estamos como a cinco o 10 minutos de Filadelfia, y yo sigo los deportes de Filadelfia: incluso los 76ers de la NBA tienen su campo de entrenamiento aquí en Camden”, comentó. 

En la cartelera del 23 de julio, Christian estará peleando por octava vez en Filadelfia. 

También ha peleado tres veces en Atlantic City, después de iniciar su carrera en 2017 haciendo cuatro peleas en los programas de la Miguel Cotto Promotions en Puerto Rico. 

“La pelea la transmitirá por internet la promotora (Hard Hitting Promotions)”, dijo el peleador que tiene de manejadores a los puertorriqueños Wil Ruiz y Manny Rivera, ambos radicados en los Estados Unidos. 

Pero Christian ha regresado frecuentemente a la isla. 

“Después de las últimas tres peleas me han hecho un reconocimiento en Coamo”, dijo. 

Espera que esta vez la historia se repita nuevamente.