José Berríos necesitaba de una buena salida en la carretera para que sus acciones continuaran subiendo, y eso fue justo lo que consiguió este viernes en Detroit.

Lanzando ante su concuñado Javier Báez, La Máquina de los Azulejos de Toronto se presentó muy aceitado por segunda presentación consecutiva y dejó en cinco hits y una carrera a los Tigres durante ocho entradas para apuntarse su quinta victoria del torneo, una con marcador de 10-1.

Berríos (5-2, 4.73), llevó una blanqueada de tres hits durante los primeros siete episodios, pero el octavo se le complicó al permitir dos hits y regalar un boleto, que se combinaron para que los Tigres produjeran su única carrera del partido.

Berríos, que venía de abanicar a trece bateadores de los Mellizos de Minnesota en siete entradas en las que solamente permitió tres hits, era hasta antes del juego del viernes el menos efectivo lanzador iniciador en la carretera en la Liga Americana, con un promedio de efectividad de 7.40.

En el partido, Báez no pegó hit en cuatro turnos y bajó su promedio a .196.

Jonrón y doble para Correa

Minnesota se mantuvo firme este viernes en el liderato de la División Central de la Liga Americana con un triunfo de 9-4 sobre los Rays de Tampa Bay, y para conseguirlo se amparó en un juego de dos cuadrangulares de Byron Buxton y una gran actuación del boricua Carlos Correa, quien sacudió de 5-3, con su quinto vuelacercas de la campaña—su segundo en dos días—, y su décimo doblete. Con sus dos remolcadas ahora tiene 19, y promedia .296.