Todo parecía ir en la dirección correcta para los Celtics de Boston luego de ganar en Golden State el tercer juego de la serie final para tomar ventaja de 2-1.

Pero de ahí en adelante los Warriors apretaron en la defensa para sacar los tres últimos partidos y cargar con el campeonato de la NBA el jueves gracias a un triunfo de 103-90 en el sexto desafío.

Así, Golden State alcanza su cuarto título de la NBA de las últimas ocho temporadas.

El juego que se celebró en el Boston Garden tuvo momentos tipo montaña rusa, pues los Celtics arrancaron dominando hasta que un avance de 21-0 los sacó de ritmo y propició el triunfo del quinteto pilotado por Steve Kerr.

El alero Jayson Tatum, de Boston, se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA en tener 100 pérdidas de balón en una sola postemporada.

La primera mitad cerró 54-39 a favor de los visitantes, y los Celtics no pudieron acercarse a menos de ocho puntos en el resto del encuentro.

Se trata del cuarto cetro conseguido por Kerr como dirigente en la NBA, y para el trío conformado por Steph Curry, Klay Thompson y Draymond Green su victoria número 21 en series finales, con la que superan ya por dos triunfos al de Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker, que amasaron 19 durante la dinastía de los Spurs de San Antonio.

Curry, como se anticipaba, fue seleccionado el Jugador Más Valioso de la serie al conseguir el cuarto campeonato de su ya legendaria carrera. Fue, sin embargo, el primer trofeo de MVP de una final que se agencia.

Para Thompson, Green y Andre Iguodala también el título viene a ser el cuarto de sus trayectorias.

Curry marcó 34 puntos en el partido, incluyendo seis triples, mientras que Green estuvo cerca de un triple-doble con 12 tantos, 12 rebotes y ocho asistencias.