La séptima y penúltima semana de la temporada regular de la Liga Femenina de voleibol, que empieza este miércoles, tiene todos los indicios de que será decisiva para determinar los cuatro equipos que entrarán a la postemporada. 

Mientras que Caguas (10-1 y 30 puntos) está clasificado hace tiempo, y Corozal (7-5 y 21) también parece tener un pie adentro, Manatí (6-7 y 15), Juncos (3-7 y 10) y Naranjito (3-8 y ocho) deberán pelear encarnizadamente por las últimas dos posiciones. 

Y Xiomara Molero, dirigente de las Valencianas, está más que consciente de ello. 

“Somos el equipo al que nos faltan más juegos”, dijo, “y tenemos tres esta semana y otros tres la semana siguiente”. 

Los de esta semana serán el miércoles en Corozal,  el viernes recibiendo a Naranjito y el domingo en Naranjito. 

“Los dos juegos con Naranjito son los más importantes, porque son el equipo que está más cerca de nosotros”, recalcó.

Las Valencianas tendrán su calendario lleno para esta semana y la próxima. [foto Pepo Pereira]

En la última semana, Juncos tiene asignados dos juegos contra Caguas y uno contra Manatí. 

“Evidentemente, no hemos tenido la temporada que esperábamos tener”, dijo Molero, quien fue la dirigente de las Valencianas en 2007 cuando estas ganaron el único campeonato de su historia. 

“Teníamos otras expectativas, pero la verdad es que Juncos es el equipo que ha tenido todas las situaciones que podía tener”. 

“Lo primero fue que no le dieron la visa a Prisilla Rivera, que iba a ser una de nuestras esquinas, y en el último momento tuvimos que traer a Shelly Stafford, otra central, que no había sido nuestro plan original”. 

Stafford se unió así a la también central Taylor Sandbothe como las dos refuerzos del equipo. 

“No son excusas, pero eso afectó, porque no era para lo que nos habíamos preparado en la pretemporada”. 

Luego, el equipo ha tenido que superar las ausencias —por enfermedad o lesión— de figuras claves como Aury Cruz, Paulina Prieto y Vanessa Vélez. 

“Afortunadamente ya las tres volvieron a jugar, así que esperamos tener el equipo completo en los juegos de esta semana”, agregó la dirigente. 

Juncos dio una muestra de su potencial cuando tiene presente a todo su personal, aunque algunas jugadoras no estén todavía al 100%, cuando se enfrentó el pasado sábado a  las Criollas en la Rafael G. Amalbert, cayendo por parciales de 23-25, 27-29 y 24-26. 

“Jugamos bien en todos los sets, pero al final no pudimos terminarlos”, dijo la dirigente. 

Sin embargo, en determinado momento, el apoderado Samuel Concepción habló del continuado deseo de traer una esquina de refuerzo, en sustitución de una de sus dos centrales, y Xiomara admitió que “esa posibilidad sigue en pie”. 

Pero también recalcó que la llegada de la esquina Noami Santos, en un cambio con Naranjito, “nos fortalece en estos momentos en las esquinas, que es lo que necesitábamos”. 

“Pero eso no quiere decir que nos vayamos a quedar cruzados de brazos y que no sigamos haciendo todo lo posible por mejorar el equipo”. 

Juncos también hizo otros ajustes en su elenco: reclutó a la central Jennifer Quezada, dejada libre por Manatí, y a su vez dejó libre a la esquina y opuesto Gabriela Alicea, jugadora perteneciente a las recesadas Leonas de Ponce. 

“Al llegar Noami, entendimos que el tiempo de juego de Gabriela iba a ser aun menor”, dijo Xiomara. 

Por otro lado, las Changas, que vienen de sufrir una dolorosa derrota en cuatro sets ante Manatí el domingo, incluyendo 30-28 en el último parcial, en su partido del miércoles con Caguas en la Quijote Morales, esperan contar con la opuesto y esquina Génesis Collazo, quien no estuvo disponible en el último juego. 

“De verdad que nos hubiera ayudado mucho si hubiese podido jugar”, dijo el apoderado, el lcdo, José Rojas. “No estaba lesionada, pero sí indispuesta, y esperamos que pueda jugar en este juego o el viernes contra Juncos”. 

Pero Rojas insistió en que el equipo, que comenzó la temporada con seis derrotas seguidas, ha sido otro en sus últimos partidos “y vamos a seguir mejorando”, y que una de las principales responsables ha sido la acomodadora Kathia Sánchez, quien sustituyó a Jaimeson Lee como acomodadora regular. 

Naranjito escogió a Kathia con su primer turno del sorteo de jugadoras pertenecientes a las suspendidas Sanjuaneras de la Capital, pero luego la cambió a Manatí por la libero Nomaris Vélez, antes de recuperarla en otro cambio con las Atenienses, por Shannon Torregrosa. 

“Cuando la pedimos en el sorteo, ella posiblemente no iba a poder jugar por razones de trabajo”, dijo, “pero hicimos el cambio cuando vimos que ella había resuelto ese problema”. 

De todos modos, en Manatí, Kathia era la segunda acomodadora, detrás de la refuerzo Sydney Hilley.