En una impresionante demostración de poder, el monarca semicompleto del CMB y la FIB, Artur Beterbiev, aplastó a Joe Smith Jr. en el segundo asalto el sábado por la noche en el Hulu Theater del Madison Square Garden para agregar el cinto de la OMB. 

El ruso radicado en Canadá Beterbiev (18-0 y 18 nocauts) derribó a Smith tres veces durante la paliza unilateral, conquistando el cinturón de la OMB de Smith y acercándose un paso más a la unificación total de la división.

Beterbiev derribó al neoyorquino Smith (28-4 y 22) con una derecha contundente en los últimos segundos del primer asalto. Las cosas empeoraron para el nativo de Long Island en el segundo episodio, cuando un gancho de izquierda casi envió a Smith a través de las cuerdas. El estadounidense se puso de pie, pero el final estaba cerca. Un par de uppercuts, seguidos de una mano derecha, dejó al árbitro Harvey Dock sin otra opción que detener la pelea.

“Mi entrenador me dijo que no estoy muy lejos de convertirme en un buen boxeador”, dijo Beterbiev. “Joe estaba un poco abierto, y fue más fácil para mí atraparlo. Ambos tenemos buen poder, y ambos intentamos conectar primero. Tengo suerte de haber sido el primero”.

Sentado al lado del ring presenciando la pelea estaba el contendiente británico Anthony Yarde, quien puede estar en línea para una oportunidad ante Beterbiev este otoño. La preferencia de Beterbiev es una pelea con el campeón de la AMB Dmitry Bivol, quien recientemente derrotó a Canelo Alvarez.

 “Las peleas de unificación son más interesantes, más motivadoras”, dijo Beterbiev.  “Prefiero la pelea de unificación. Quiero ser campeón indiscutible”.

Por otro lado, en el mismo programa, la estrella cubana Robeisy Ramírez (10-1, seis nocauts) anunció su presencia como contendiente de peso pluma a lo grande con una mano izquierda aún más grande.  Ramírez noqueó al previamente invicto Abraham Nova (21-1, 15 nocauts) en el quinto asalto para llevarse los cinturones USBA y Global de la OMB. 

Ramírez, dos veces medallista de oro olímpico, hizo una finta con la mano derecha al cuerpo y luego pasó por arriba con la izquierda que derribó a Nova, y este cayó de espaldas a la lona, provocando que el árbitro detuviera la pelea de inmediato.

Ramírez dijo: “Todo se trataba de estrategia. Tengo la suerte de trabajar con Ismael Salas, quien es un genio en mi esquina. Realmente se trataba de preparar ese golpe. Si miras la pelea, se trataba de trabajar,  golpeando el cuerpo hasta que se creó esa apertura. Sabía que era peligroso, así que tenía que tener cuidado, pero cuando vi mi apertura, la tomé y terminé la pelea”.