El boricua Tony Rodríguez esta teniendo un gran año en su debut como dirigente en la liga mexicana. 

El exjugador del cuadro de Grandes Ligas tiene a los Tigres de Quintana Roo en la segunda posición de la Sección Sur, con marca de 23-21, al acercarse al final de la primera mitad del torneo de 90 juegos de duración. 

“Estamos acercándonos al Juego de Estrellas que se celebra a mediados de temporada y es importante tener un buen récord para entonces”, dijo Rodríguez, quien ha tenido experiencia como coach y dirigente en las ligas independientes de Estados Unidos y la liga invernal de Nicaragua, además de haber dirigido o trabajado como coach en la Doble A y en la liga invernal boricua. 

La liga mexicana está dividida en dos secciones de nueve equipos: los Tecolotes de Dos Laredos lideran la sección norte con marca de 34-10 y Tabasco la sur con 21-18. 

“Al final, pasan a la postemporada los primeros seis de cada sección, el uno con el seis, el dos con el cinco, y así sucesivamente”, explicó. 

El colombiano Reynaldo Rodríguez es el principal toletero de los Tigres. [suministrada]

“Luego los campeones de ambas secciones se enfrentan en la final, que aquí se conoce como la final Del Rey”. 

Fue en la final del año pasado que el dirigente boricua Luis Matos, de los Indios de Mayagüez, quedó subcampeón al mando de los Leones de Yucatán. 

Matos comenzó esta temporada dirigiendo a Yucatán, pero fue despedido hace una semana: el equipo tiene ahora marca de 21-23 en el sur.

“Esta es una liga fuerte”, dijo Rodríguez sobre el torneo, que se celebra con series de tres juegos con cada equipo. 

“Acabamos de tener nueve juegos seguidos y dentro de poco vamos a tener otros nueve”. 

“Afortunadamente, los muchachos se han acostumbrado bastante a mi sistema de trabajo”, agregó. “Pero un dirigente en esta liga tiene que tener en cuenta muchos factores diferentes”. 

“Por ejemplo, aunque todos los parques son de dimensiones normales, como los de Puerto Rico, en muchas ciudades la altura hace que la bola corra más”. 

“Y de la forma en que se construyeron los parques aquí, en muchos de ellos el viento sopla hacia afuera, y la bola también corre más”. 

Eso implica que sea una liga de mucho bateo. 

“Nosotros estamos promediando .293 (con 49 jonrones), y estamos novenos”, dijo. “El que está primero está promediando .347”. 

La efectividad del equipo anda por encima de los 5.00. 

“Eso no quiere decir que haya mal pitcheo”, recalcó, “pero un dirigente tiene que estar muy pendiente: hay lanzadores a los que uno no debe poner a lanzar en uno de esos parques donde la bola corre mucho”. 

“Por otro lado”, agregó, “a veces los lanzadores tratan de cambiar su forma de lanzar cuando están en esos parques, o los bateadores siguen buscando jonrones y nos los dan cuando van a un parque donde la bola no corre tanto”. 

Tony, entretanto, ha contado con dos figuras importantes, ambos importados: el lanzador dominicano Pedro Fernández y el inicialista colombiano Reynaldo Rodríguez, quien fuera el Jugador Más Valioso en la pasada Serie del Caribe ganada por los colombianos. 

Fernández, recomendado por el dirigente luego de que lanzara para él en Nicaragua y fuera escogido como Lanzador del Año, tiene marca de 4-1 con 4.27 de efectividad, “pero muy bien podía tener cuatro victorias más”, dijo Rodríguez. 

“Tiene cuatro juegos sin decisión, y en tres de ellos él salió estando al frente”. 

Rodríguez batea .333 con 12 jonrones y 40 remolcadas en 165 turnos y ya fue escogido para el Juego de Estrellas. 

Como sea, ya Tony ha comenzado a llamar la atención como dirigente en México. 

“Ya llevo tres años en Nicaragua y tengo ofertas para este invierno, así como para la liga mexicana de invierno”, dijo. 

“Pero tengo que evaluar bien, porque eso querría decir que estaría fuera de Puerto Rico, alejado de mi familia, todo el año”. 

“De Puerto Rico todavía no me han  dicho nada”, dijo finalmente.