Lo improbable ocurrió una vez más en el Kentucky Derby cuando Rich Strike, que entró a la carrera justamente el viernes tras el retiro de Ethereal Road; que fue cotizado 80-1 en las bancas y conducido por el venezolano Sonny León, ganó de forma dramática el sábado la edición número 148 del prestigioso evento.

Cuadrando desde la última posición (20) en la gatera de Hipódromo Churchill Downs en la prueba a distancia de una milla y 1/4 con un premio de $3 millones, Rich Strike consiguió, sin embargo, ganar terreno acercándose a la valla mientras la carrera avanzaba para meterse entre caballos en los últimos 150 metros para alcanzar y rebasar a Epicenter, uno de los favoritos y que fue conducido por el dominicano Joel Rosario.

Rich Strike se impuso por tres cuartos de cuerpo.

Tercero quedó Zandon; cuarto Simplification, con José Luis Ortiz en los controles y quinto Mo Donegal, la monta de Irad Ortiz, Jr. Messier—conducido por John Velázquez—, que peleaba la delantera a la entrada de la recta final, se cansó para finalizar en la decimoquinta posición, mientras que Zozos, con Manny Franco arriba, quedó décimo.

El ganador devolvió $163.60 en banca de primera; $74.20 en segunda y $29.40 en banca de tercera.

La segunda gema de la triple corona del hipismo norteamericano, el Preakness Stakes, se celebrará el sábado 21 de este mes en el hipódromo Pimlico.