El receptor Roberto ‘Bebo’ Pérez sufrió una lesión de cuidado en el tendón de la corva (hamstring) de su pierna izquierda y estará fuera de acción por tiempo indefinido.

De momento, el careta boricua de los Piratas de Pittsburgh fue colocado en la lista de lesionados por 10 días, aunque se espera que su recuperación le tome mucho más tiempo.

Para ocupar su lugar, los Piratas llamaron de su sucursal Triple A en Indianapolis al también receptor puertorriqueño Michael Pérez, quien fue reclamado de la relación de waivers de los Rays de Tampa Bay en octubre del año pasado.

Michael Pérez estuvo detrás del plato en el choque del domingo contra los Piratas y disparó un jonrón de dos carreras en dos turnos oficiales, con un boleto recibido.

Roberto Pérez abandonó lesionado el primer choque de una doble cartelera el sábado luego de lastimase mientras corría, y se teme que su lesión pudiera tardar incluso meses en recuperarse.

El domingo fue a visitar a sus compañeros en el camerino apoyado en muletas.

Jason Mackey, periodista del The Pittsburgh Post-Gazette, describió como ‘muy severa” la lastimadura de Pérez, quien firmó un contrato de un año y $5 millones como agente libre.

De 33 años y dos veces ganador del Guante de Oro mientras defendía los colores de los Indios de Cleveland, Pérez se había ganado en poco tiempo el respaldo de los medios noticiosos en Pittsburgh, que destacaban su desempeño detrás del plato y el hecho de  que los lanzadores del equipo habían expresado su confianza en el receptor.

En 60 turnos este año promediaba .233, con dos cuadrangulares y ocho carreras impulsadas.