El Equipo Nacional femenino de baloncesto de Puerto Rico finalmente fue el seleccionado para sustituir a Rusia en la venidera Copa Mundial de Sidney, según anunció este miércoles la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA).

El organismo rector del basket internacional dio a conocer en un comunicado de prensa que había confirmado la decisión tomada el 25 de marzo pasado de vetar la participación de Rusia y Bielorrusia como consecuencia de la invasión a Ucrania.

Así, FIBA suspendió cualquier actividad programada para esos países y sacó de sus torneos tradicionales y de la modalidad 3×3 a sus equipos representativos.

En el caso de la Copa Mundial femenina, programada para jugarse del 22 de septiembre al 1 de octubre, FIBA ya le había adelantado a la Federación de Baloncesto local que serían las boricuas las llamadas a sustituir a las rusas en el torneo porque se determinó que el nuevo equipo provendría de la fase clasificatoria que se jugó en Washington DC y en la República Dominicana.

Puerto Rico fue derrotado por Rusia en ese torneo.

El equipo pilotado por Jerry Batista, de esta manera, jugará su segunda Copa Mundial consecutiva luego de haber debutado en la de España en la edición del 2018, y de haber participado por primera vez en unos Juegos Olímpicos, al hacerlo en Tokio 2020.

Al ocupar el puesto de Rusia, Puerto Rico cae en el Grupo A del evento junto con el campeón Estados Unidos, China, Bélgica, Bosnia y Herzogovina y Corea del Sur.

El B quedó integrado por el local Australia, Nigeria, Francia, Japón, Serbia y Canadá para completar la cuota de 12, cuatro menos que en la pasada edición.

Las boricuas debutarán en el torneo el 22 de septiembre contra Bosnia y Herzegovina.