El Manchester City venció al Aston Villa por un marcador de 3-2 este domingo para asegurar el título de la Premier League, su cuarto en los últimos cinco años. 

El club superó el intento del Liverpool, que terminó la campaña en el segundo lugar a solamente un punto de los campeones a pesar de derrotar 3-1 el domingo al Wolverhampton.

El choque entre los dos clubes se mantuvo intenso, con el resultado en duda hasta el final. El Aston Villa lució como un equipo superior durante la mayoría del partido, anotando los primeros dos goles y manteniendo a su rival en cero por los primeros 75 minutos. El City se encontraba en peligro hasta que İlkay Gündoğan anotó dos goles luego de entrar del banco y Rodri sumó un tercero. En cuestión de cinco minutos, el City remontó el marcador y aseguró los tres puntos, al igual que el trofeo. 

A pesar de esta ser una temporada decepcionante para el City en copas como la Liga de Campeones y la FA Cup, el gigante inglés aseguró completar la campaña con al menos un trofeo que añade a su dominio de la liga. Bajo el mandato de Pep Guardiola y liderado por el seleccionado Jugador del Año de la liga inglesa, Kevin de Bruyne, al igual que una plantilla que incluye algunos de los mejores jugadores del mundo, como Phil Foden, Rodri, Bernardo Silva y Aymeric Laporte, entre otros, el Manchester City continuó una de las rachas más dominantes de fútbol en el mundo. 

El trofeo hace a Guardiola el segundo entrenador con más campeonatos en la historia de la Premier League y al City entre los clubes con más campeonatos en la historia del fútbol inglés. 

Por otra parte, en la Serie A, el AC Milan venció al Sassuolo por un marcador de 3-0 para ganar su primer Scudetto en más de una década; superando al Inter Milan, el cual se encontraba a dos puntos al terminar la liga. 

El Milan venció a su rival en la primera mitad, con un doblete para el veterano Olivier Giroud y un tercero para Franck Kessié, todos asistidos por Rafael Leão. El Sassuolo mejoró su calidad de juego en los segundos 45 minutos, pero no fue suficiente para remontar la ventaja de los campeones, quienes lucieron confiados toda la segunda mitad. 

El histórico club italiano puede agradecer su trofeo al trabajo de su entrenador, Stefano Pioli, quien estableció una cultura positiva en su equipo liderada por veteranos como Giroud y Zlatan Ibrahimović, al igual que estrellas jóvenes como Theo Hernández, Sandro Tonali, Leão y Kessié. 

El regreso del Milan al tope de Italia comenzó con la llegada de Pioli en el 2019, que ha permitido mejores resultados y una superior calidad de juego a la que el club había visto en años. 

El trofeo es la decimonovena ocasión en que el equipo llega a ser el campeón de Italia, empate para el segundo club más exitoso de la nación.