Hace un año, Francisco Lindor tuvo una jornada productiva por los Mets de Nueva York en un amplio triunfo de 13-2 sobre los Bravos de Atlanta.

Bateó de 5-2, con tres anotadas y dos carreras impulsadas para aumentar su gran total en ese entonces a ….once.

Naturalmente, su promedio también subió, a .188.

El 29 de mayo del 2021 Lindor estaba tratando todavía de ajustarse a su nuevo equipo, otra liga, y a otro tipo de fanático, más rabioso y exigente, y estaba perdiendo la batalla. A principios de ese mes llegó a fallar en 21 turnos consecutivos, y al irse en blanco en tres turnos el 5 de mayo bajó su promedio a .157.

Al final del camino logró lavarle un poco la cara a la temporada y finalizó con un promedio de .230, 20 cuadrangulares y 63 carreras remolcadas; lejos de lo que se espera de un jugador franquicia de sus quilates y que gana un salario anual promedio de $34,100,000.

Sin embargo, al siempre sonriente Lindor el 2022 le ha sonreído de oreja a oreja, y las estadísticas que presenta son una de las razones por las que los nuevos Mets lideren a galope la División Este de la Liga Nacional con marca de 33-17.

Con su actuación de este lunes contra los Nacionales de Washington—con tres hits en cinco turnos y dos impulsadas—, el torpedero boricua aumentó a 40 su cantidad de carreras empujadas, una más de las que tenía al 2 de septiembre del año pasado y que lo coloca como el tercero mejor en el circuito, detrás de su compañero de equipo Pete Alonso (47) y del Paul Goldschmidt, de los Cardenales de San Luis, quien acumula 42.

Batea .262, con ocho bambinazos, dos triples y siete bases robadas.