Los Medias Rojas de Boston anunciaron este viernes que el jardinero puertorriqueño Kike Hernández fue colocado en el protocolo del covid-19 junto con el lanzador Rich Hill, y el equipo de la Liga Americana reclamó de su sucursal Triple A en Worcester al patrullero Jarren Durán y al serpentinero John Schreiber.

Hernández ni Hill han arrojado un resultado positivo en las pruebas, pero ambos experimentan síntomas asociados con el virus.

Fueron colocados en la lista de lesionados por el covid-19, lo que significa que pudieran regresar en cualquier momento una vez no tengan los síntomas y sus pruebas continúen con resultado negativos.

Durán ocupará el lugar de Hernández en el jardín central para el primer juego de la serie contra los Medias Blancas de Chicago este viernes. Fue colocado como primer bate en la alineación para el que sería su primer juego en el equipo grande desde el juego del comodín contra los Yankees de Nueva York en el 2021.

En el caso de Hernández, el versátil pelotero ya estuvo contagiado con el covid en agosto del año pasado.

Sin fractura Correa

Buenas noticias para el torpedero boricua Carlos Correa y los Mellizos de Minnesota.

La tomografía computadorizada que se le practicó al estelar jugador este viernes reveló que no tiene una fractura en el dedo del corazón de su mano derecha que fue golpeado por un lanzamiento en el juego del jueves contra los Orioles de Baltimore, contrario a lo que se anticipaba, por lo que no sería necesario, por el momento, que sea incluido en la lista de lesionados.

Su situación fue descrita como una a ser analizada ‘día a día’.