No fue una buena jornada para los favoritos la de este domingo en la NBA.

Por un lado, en la tarde se produjo la eliminación de los campeones Bucks de Milwaukee a manos de los Celtics de Boston, con marcador de 109-81, lo que significa que por quinto año consecutivo habrá un nuevo campeón en la liga y que Boston luchará por el título de la Conferencia del Este por primera ocasión desde la temporada del 2019-2020 en la llamada Burbuja de Orlando.

Su rival será el Heat de Miami, que dejó en el camino a los Sixers de Filadelfia en la otra semifinal.

En la noche, por su parte, cayó el telón para los poseedores del mejor récord de la liga (64-18) en esta temporada, los Suns de Phoenix, quienes cayeron aparatosamente —123-90— ante los Mavericks de Dallas en el séptimo encuentro de la semifinal de la Conferencia del Oeste.

Se trata de la segunda ocasión en la historia que un equipo que consigue 64 victorias en la temporada falla en alcanzar al menos la final de su conferencia.

Luka Doncic encabezó un despiadado ataque de los Mavs de 19 canastos de tres puntos con 35 tantos, lo que combinado con un juego descuidado y falto de energías de los locales Suns desembocó en una pasada de rolo.

Spencer Dinwiddie vino del banco para aportar 30 tantos que no estaban en el libreto.

Dallas tuvo ventaja de 30 puntos—57-27– al cierre de la primera mitad, y la aumentó a 40 a mediados del tercer segmento.

Las dos principales figuran de los Suns, Devin Booker y Chris Paul, vinieron a anotar sus primeros canastos de campo a mediados del tercer parcial.

Muy poco y muy tarde.

Boston y Miami comenzarán las finales de conferencia el martes en la cancha del Heat, mientras que el miércoles Dallas viaja a Golden State.