Justo cuando parecía que iba agarrando tracción, la temporada de Carlos Correa sufrió una nueva interrupción al conocerse este lunes que el estelar torpedero puertorriqueño arrojó un resultado positivo a la prueba del covid-19.

Eso significa que el jugador de los Mellizos de Minnesota que este año firmó como agente libre en un contrato de $105 millones por tres temporadas, podría permanecer fuera de acción por un mínimo de 10 días.

Correa no estuvo en la alineación este lunes en el revés de su equipo con marcador de 7-5 ante los Tigres de Detroit, y no fue sino hasta la conclusión del partido que el dirigente Rocco Baldelli le comunicó la noticia a los reporteros asignados a la cobertura del equipo.

Se espera que el pelotero sea colocado en la relación de lesionados en algún momento este martes, cuando los Mellizos tienen asignado un doble encuentro contra los Tigres.

Luego de un comienzo lento y de haber pasado otros diez días en la relación de lesionados luego de recibir un bolazo en el dedo del corazón de su mano derecha, Correa bateaba .279, con tres cuadrangulares y 16 carreras impulsadas en 154 turnos. 

De acuerdo con el protocolo establecido para el covid-19, un jugador que dé positivo debe estar fuera por al menos 10 días, pero pudiera regresar antes de eso si pasa 24 horas sin presentar fiebre, tenga dos pruebas negativas y reciba el visto bueno de tres médicos: el del equipo, uno de la Liga y otro de la Asociación de Jugadores.