Los Mavericks de Dallas hicieron una sorpresiva y un tanto inesperada carrera en la Conferencia del Oeste. Un poco de buena química, una gran defensa y muuuucho Luka Doncic cargaron a los Mavs a ganar una primera ronda contra el Jazz de Utah, y mucho más sorpresivo, a eliminar a los Suns de Phoenix, dueños del mejor récord en la temporada regular, en una batalla campal de siete juegos que culminó en un humillante dominio en Phoenix de más de 30 puntos. 

El momentum se acabó en las finales de conferencia cuando los Warriors los eliminaron en cinco partidos en la noche del jueves. 

¿Qué es lo próximo para los Mavs?

Las extensiones de contrato van a atada a los méritos de los jugadores, y son pocos en la historia de la liga los que a los 23 años han logrado más que Luka, por lo cual firmó la extensión de contrato de novato más grande desde el establecimiento de las reglas actuales hace una década, la cual comienza la próxima temporada. Eso ya está hecho.

La primera orden ahora es firmar a Jalen Brunson, quien se convirtió en la segunda voz ofensiva en la postemporada, promediando más de 20 puntos, incluyendo promedios de 28 puntos y cinco asistencias en la primera ronda contra el Jazz cuando Luka batallaba una lesión. A pesar de que Dallas tiene los ‘Derechos de Bird’, lo que le permite ofrecerle más dinero que cualquier otro equipo, múltiples fuentes han confirmado que equipos como los Knicks de Nueva York y Pistons de Detroit irán tras él con ofertas agresivas. Sería difícil para la franquicia justificar perderlo por nada. ¿Cuánto están dispuestos a pagar por él? ¿Demostró lo suficiente como para ser oficialmente la segunda opción ofensiva en un verdadero contendor?

 “Aquí no va a haber descuento para nadie. Mi hijo se ha ganado hasta el último centavo con su nivel de juego”, expresó el padre de Jalen, el exjugador de la NBA Rick Brunson a la prensa de Dallas. 

¿Qué le hace falta a los Mavericks para seguir su ascenso?

Adicional a encontrar más variedad fuera de las manos de Luka, lo que podría conseguirse con un sistema más balanceado y menos heliocéntrico, los Mavs necesitan un centro defensivo y con buenas manos para los puentes aéreos que Luka crea constantemente. No es sorpresa entonces que a través de la temporada hubo múltiples rumores que juntaban la franquicia al tres veces Jugador Defensa del Año, Rudy Gobert. 

El contrato del centro, con más de $100 millones restantes, y la carencia de fichas jóvenes valiosas en la escuadra puede complicar el panorama, pero si la relación de Rudy con Donovan Mitchell está tan afectada como se ha rumorado, no extrañaría verlo vistiendo un nuevo uniforme, y Dallas podría ser su nuevo hogar. 

Luka será una de las caras de la liga por la próxima década, con la capacidad de guiar un equipo prácticamente solo hasta los niveles más altos. Ahora está en las manos de la gerencia de los Mavs invertir en un equipo coherente para ayudarlo a guiar a la franquicia a la tierra prometida como lo hizo Dirk junto al boricua JJ Barea.