Por un lado, la cagüeña Jetzabel del Valle hubiese deseado que su larga carrera como voleibolista hubiera terminado de otra manera. 

Por el otro, no pudo haber tenido un mejor final. 

En la que luego anunció que fue su última temporada como jugadora activa, la veterana central ganó en 2021 el noveno campeonato de su carrera, todos con las Criollas de Caguas, y los últimos dos en las temporadas de 2019 y 2021, las que ha tenido desde que volvió a reincorporarse al equipo. 

Pero Jetzabel, que en 2016 se retiró de la Selección Nacional después de 20 años de compromiso, hubiera deseado tener una mejor temporada final. 

“Fue una temporada muy dolorosa”, dijo Jetzabel, quien, en su vigesimocuarta campaña en la Liga, vio limitada seriamente su actuación debido a dolencias en ambas rodillas. 

“Ya las rodillas no me daban para más”, agregó la medio de 6-2 de estatura, líder de todos los tiempos en bloqueos en la liga boricua. 

Jetzabel dirigió a las Tigresas de Aguas Buenas en Copuvo. [foto Pepo Pereira]

“Todas las semanas tenía que ir a que me sacaran líquido de ambas rodillas, pero aun así llegué hasta el final”. 

Ese ‘final’ fue una victoria en seis encuentros en semifinales sobre las Valencianas de Juncos, confiriéndosele a las Criollas el campeonato cuando las Sanjuaneras de la Capital fueron descalificadas por rehusarse a jugar en la Serie Final. 

Aunque a veces da la impresión de que Jetzabel se la ha pasado retirándose, ella asegura que no ha sido así. 

“La única vez que había anunciado oficialmente mi retiro fue en el 2011”, dijo, “así que no sé por qué algunos dicen que me la he pasado retirándome”. 

Como sea, esta vez sí es algo definitivo. 

“En la temporada de 2019 estaba muy bien y en la de 2020 —abortada a mediados por la pandemia— estaba bien, pero la de 2021 fue muy dura”, dijo. 

Sin embargo, riendo, descartó que las dolencias físicas hayan precipitado su retiro. 

“¿Cómo puede hablarse de precipitado si soy la jugadora más vieja de la liga?”, cuestionó, riendo. 

“Me siento contenta, agradecida, por todo lo que he logrado en mi carrera”, agregó, “pero a la vez estoy un poco sentida. Es la primera vez en 24 años que no voy a estar en una cancha”.

Claro, eso no es totalmente cierto: aunque no estará activa en la temporada de la Liga Femenina que comienza este miércoles, Jetzabel dirige el programa de voleibol femenino de la escuela académico-deportiva de Caguas, B-You Academy, donde, desde que se ubicó en los predios de lo que antes había sido el Colegio San José, la cancha de voleibol lleva su nombre. 

“Ahí les doy clases a todas las categorías, desde mini hasta senior”, dijo. “Pero también formamos equipos en cada categoría para jugar en la liga de los colegios privados, y en invitacionales por toda la isla”. 

Al mismo tiempo, desde hace un año Jetzabel empezó a trabajar con las categorías más pequeñas de la célebre academia de voleibol de las Criollitas, que dirige Papo García, el exdirigente y ahora dirigente asistente de las Criollas de Superior. 

“Con él en las Criollitas fue que yo empecé en el voleibol cuando era niña”, recordó. 

“Obviamente, ya no estoy entrenando para esta época como lo hacía cuando jugaba”, dijo, “pero decidí que pronto voy a empezar a entrenar un poco para mantenerme, aunque para trabajar con las niñas una tiene que estar constantemente en movimiento también”.

Al mismo tiempo, ya Jetzabel está labrando un posible futuro como dirigente en las categorías superiores: en su debut como dirigente en propiedad, Jetzabel estuvo al mando de las Tigresas de Aguas Buenas en la Confederación Puertorriqueña de Voleibol (Copuvo), equipo al que llevó hasta las series semifinales. 

“Me gustó”, dijo. “Al principio estaba un poco preocupada porque algunas de las jugadoras que teníamos llevaban tanto tiempo conociéndome como compañera, y pensé que tal vez no fueran a respetarme como dirigente, y en el equipo teníamos a seis jugadoras de Superior”. 

Pero no fue así: “Al contrario, ya ellas me respetaban cuando jugaba y siguieron respetándome como dirigente”. 

No pudo evitar tirarle una pullita amistosa a una estelar central de la Selección Nacional y excompañera en las Criollas. 

“La única que a veces se me rebelaba un poco era Diana Reyes, pero yo pronto la ponía en su sitio”, dijo sobre su gran amiga. 

Como sea, Jetzabel dijo que ya la gerencia de las Tigresas le dijo que deseaba que regresara para la próxima temporada.

¿Podría algún día estrenarse como asistente o incluso dirigente en la Liga Superior? 

“Podría ser”, dijo. “Pero, por ahora, quiero estar trabajando con las bebés”.