Francisco Lindor escapó de una potencial lesión de gravedad al ser alcanzado en la cara por un lanzamiento mientras consumía un turno en la quinta entrada del partido del viernes de los Mets de Nueva York ante los Nacionales de Washington.

Con un compañero en circulación, Lindor se cuadró para tocar y el lanzamiento del relevista Steve Cishek—que no se caracteriza por la velocidad de sus pitcheos—fue directamente a su cara, golpeándole en el rostro a pesar de los esfuerzos del boricua para evitarlo.

La pelota, al parecer, también rozó la visera de su casco protector, lo que obró a favor de que la gravedad del golpe no haya sido mayor.

Lindor pemaneció en el suelo unos instantes mientras era auxiliado por algunos de sus compañeros de equipo, mientras otros se enfrascaban en la típica confrontación que se produce cuando se vacían los bancos y los calentaderos.

Los Mets, que ganaron 5-1 el primer juego de la serie —y de la temporada—el jueves, y repitieron victoria el viernes con un triunfo de 7-3, han sido golpeados por los lanzadores de los Nacionales en cuatro ocasiones durante los dos primeros juegos de la serie.

Un vocero del equipo informó que las radiografías que se le tomaron a Lindor en la mandíbula arrojaron un resultado negativo, y que el destacado torpedero también salió bien del protocolo de trauma cerebral (concussion) que se le practicó.

Lindor bateó de 1-0, con un boleto gratis, un pelotazo y una carrera anotada, y promedia .167. 

Gran debut de Alexis Díaz

El relevista boricua de los Rojos de Cincinnati tuvo un debut auspicioso en las Grandes Ligas este viernes al retirar a los tres bateadores que enfrentó —con dos ponches—en el partido contra los campeones de la Serie Mundial, Bravos de Atlanta.

Díaz abanicó a Adam Duvall abriendo el séptimo acto; retiró a su compatriota Eddie Rosario con un roletazo por la intermedia y también retiró por la vía del ponche a Travis d’Arnaud.