Los Nets de Brooklyn, favoritos al campeonato de la NBA en Las Vegas a comienzos de temporada, fueron barridos cuatro a cero en la primera ronda de los playoffs por los Celtics de Boston luego de la victoria 116-112 en la noche del lunes. 

Los Celtics tuvieron un buen año, en especial en la segunda mitad de la temporada, donde se impusieron con la mejor defensa en toda la liga y terminaron con el segundo mejor récord en el 2022, pero nadie, ni el más sabio de los analistas, podía predecir una barrida de primera ronda sobre los Nets. 

Los Nets tuvieron que batallar en el play-in tournament para ganar su entrada a la postemporada. Entre las malas mañas de Kyrie Irving, la petición de cambio de James Harden y una lesión de Kevin Durant, hicieron que un equipo que llegó a estar primero en la conferencia terminara séptimo a la hora de la postemporada.

Irving trata de zafarse de la presión de Jaylen Brown durante el cuarto juego de la serie. [suministrada]

“Boston jugó muy bien. Tenemos el mejor trabajo del mundo, pero cuando uno se elimina así uno piensa en todo el año, pero ellos jugaron espectacular. Yo me enfoco en mí y trabajo para seguir mejorando. Hay muchos factores cuando uno pierde, pero ellos fueron un mejor equipo”, le expresó Kevin Durant a la prensa luego del partido.

Ahora, a pesar de tener algunos de los nombres más famosos en la liga y una de las nóminas más altas, el futuro de la franquicia es una incógnita. 

Veamos las dos mayores interrogantes de cara al verano:

Kyrie Irving

Kyrie está en los Nets porque la administración quería a Durant, y la superestrella hizo un pedido/requisito de traer al talentoso y problemático armador si querían asegurar su firma. Múltiples fuentes cercanas a la franquicia han reportado que el gerente general, Sean Marks, no estaba muy cómodo con la presencia de Irving pero lo veía como un impuesto razonable para traer a KD. Desde su firma, Kyrie ha perdido juegos por múltiples lesiones, incluyendo en la pasada postemporada, adicional a decenas de juegos perdidos por negarse a vacunarse contra el covid, y la pasada temporada perdió varias semanas de acción luego del ataque al congreso porque estaba afectado emocionalmente.

“En algún momento alguien escribirá un libro sobre todo esto, pero yo sé por múltiples fuentes cercanas al equipo que gran parte de la frustración de Harden y la razón principal para pedir cambio de Brooklyn eran las cosas de Kyrie. No es la vacuna. Es que es muy impredecible y no se puede contar con él, y Harden lo leyó rápido”, expresó el periodista de The Ringer, Ryen Russillo, en su podcast

Irving tiene la sartén por el mango. Puede salirse de su contrato este verano y firmar con otro equipo, o salir de su contrato y firmar uno más largo y jugoso con los Nets, y mientras Durant lo siga queriendo de compañero, la franquicia le dará lo que pida. 

Ben Simmons

El cambio grande de Harden trajo consigo al centro Andre Drummond; el franco tirador Seth Curry y dos turnos de primera ronda, pero la ficha grande de regreso fue Simmons. El australiano no jugó esta temporada por una combinación de una petición de cambio, dolores de espalda y problemas de salud mental. En teoría, Simmons es el tercer jugador perfecto al lado de KD y Kyrie por su habilidad de defender múltiples posiciones y generar ofensiva para sus compañeros. A la misma vez, la raíz de sus problemas de salud mental nacen de su inhabilidad de sobrevivir en los momentos importantes del juego y la frustración de la fanaticada y periodistas que han vociferada dicha desilusión una y otra vez. Si Simmons está saludable y en un buen estado mental, el trío podría ser de los más potentes en la liga. 

De mantenerse relativamente intactos, los Nets entrarán nuevamente a la próxima temporada como uno de los favoritos al campeonato. La salud de una escuadra entrada en edad y lo impredecible de las acciones de Kyrie pondrán un asterisco al lado de cada análisis, pero, de estar completos, el nivel de talento en cancha debe ser suficiente como para mantenerlos entre los contendores.