En lo que los medios noticiosos internacionales están anunciando como un histórico regreso de Cuba al boxeo profesional, proscrito en  ese país desde 1962, la propia Federación Cubana anunció que había llegado a un acuerdo con la compañía Golden Ring Promotions para que seis de los principales peleadores de Cuba debuten como profesionales en una cartelera que se celebrará el 20 de mayo en Aguascalientes, México. 

En un artículo publicado por Salvador Rodríguez, de EspnDeportews.com, se informó que el presidente de la Federación Cubana, Salvador Puig, hizo el anuncio el lunes junto a Gerardo Saldívar, presidente de la empresa promotora, explicando que el acuerdo es por cuatro carteleras. 

En la primera estarán activos, en combates a seis asaltos, los campeones olímpicos Julio César de la Cruz, Arlen López y Roniel Iglesias y Andy Cruz. 

Según el artículo, Puig dijo que “hace tres años y medio se comenzó un análisis serio que ha tenido como resultado el acuerdo aprobado y bien visto por la dirección del deporte del país y la Federación Cubana de Boxeo con Golden Ring Promotions, para la representación de Cuba en su ingreso al boxeo profesional”. 

“La continua preparación deportiva y competitiva de los boxeadores cubanos para seguir representando y poniendo el alto el nombre del boxeo cubano en todas las competencias donde forme parte y el beneficio económico que representa para boxeadores, cuerpo técnico, y triada médica qué trabajan con el equipo son de los principales objetivos”. 

Entre otras cosas, de acuerdo a las reglas vigentes actualmente en el boxeo internacional, un boxeador no pierde su elegibilidad para competir en competencias olímpicas hasta hacer 10 peleas como profesional, así que el debut de estos peleadores no afectaría su permanencia con la selección cubana.

Además, varios de los peleadores han peleado también para el equipo de los Domadores de Cuba, perteneciente a la llamada liga ‘semipro’ organizada por la Federación Internacional, en la que se pelea sin careta y a seis asaltos sin que las peleas cuenten como peleas profesionales. 

El boricua Jeyvier Cintrón, por ejemplo, llegó a ser parte del equipo de Puerto Rico como parte de su carrera aficionada entre sus participaciones en las Olimpiadas de 2012 y 2016.

La Golden Ring Promotions ya presentó en Aguascalientes el 11 de junio del año pasado una cartelera en la que los integrantes de la selección cubana se enfrentaron a peleadores profesionales mexicanos en combates a seis asaltos. 

En ese entonces, sin embargo, no se anunció decisión para ninguno de los combates, al considerárseles de exhibición. 

Al igual que ha ocurrido con el béisbol, el boxeo cubano ha sufrido con creciente intensidad la partida de sus mejores peleadores aficionados hacia los Estados Unidos, donde ya se encuentran, entre los más recientes, el doble campeón olímpico Robeisy Ramírez y el excampeón mundial juvenil, David Morrell, entre muchos otros. 

Algunos han interpretado la nueva medida de la Federación Cubana como un intento de frenar ese éxodo. 

La semana pasada, por ejemplo, Herich Ruiz, medallista de bronce en el Mundial del año pasado, desertó mientras Cuba competía en el Campeonato Continental de Boxeo celebrado en Guayaquil, Ecuador, y días antes Kevin Brown, excampeón mundial juvenil, perteneciente a los Domadores de Cuba, había abandonado a ese equipo cuando participaba en Panamá en una preparación para el torneo de Guayaquil. 

A Ruiz, que pelea en las 190 libras, al parecer se le consideraba el principal boxeador cubano de la actualidad.