Para los fanáticos del cine, los premios Oscar pueden representar una variedad de cosas: la culminación de un año de arte en la pantalla grande; la celebración de lo mejor que puede ofrecer el cine, o una gama de pedantería disfrazada de intelectualismo que en ocasiones se descarrila en reconocer lo que en realidad es el buen cine. 

En The Gondol hablamos de deportes, pero hoy vamos a seguir el ejemplo del prócer Bad Bunny y vamos a hacer lo que nos dé la gana, seleccionando las películas favoritas del autor de entre las nominadas para los cuatro premios grandes, aunque probablemente ganen otras.

MEJOR PELICULA

Nominadas: Belfast, Coda, Don’t Look Up, Drive My Car, Dune, King Richard, Licorice Pizza, Nightmare Alley, The Power of the Dog, West Side Story.

En el pasado, ha habido ganadores de Mejor Película que dan vergüenza ajena, y más mientras pasan los años, no solo por la calidad de la película sino por la calidad de la competencia (véase 2011, The King’s Speech ganándole a The Social Network, o peor aún, 2006, Crash ganando a pesar de ser la peor de todas las nominadas al premio). Hay rumores que aseguran haber visto movimiento en la tumba de Orson Welles cuando anunciaron esa última. 

Sin embargo, el 2022 trae una buena variedad de estilos narrativos que hacen de la competencia una no solo interesante, sino que poco probable en molestar a las y los expertos/as cuando se anuncie el premio. Aunque aún se le tienen sus críticas. Por ejemplo, Don’t Look Up quiere sonar un chin más intelectual de lo que realmente es, sintiéndose más como un regaño/burla a los conservadores por parte de los liberales de Hollywood (donde la hipocresía reina), protagonizada por la increíble Meryl Streep, quien hace unos años expresó que “los artistas de Hollywood son el gremio más perseguido del mundo”. A casa de Meryl parece que no llegan los periódicos. También se podría criticar el hecho de que Serena y Venus Williams son dos de las mejores atletas en la historia sin importar el género, pero se optó por contar su historia en el cine a través de su militante padre. El machismo reina.  

Habiendo dicho esto, la calidad brilla en la categoría, tanto en la dirección— lo que no sorprende cuando se leen los nombres al mando—, como en narrativa. La favorita del autor, entiéndase, la que más me hizo sentir, fue Coda, la historia de una joven oyente creciendo en una familia de sordos, y sus conflictos internos entre seguir sus pasiones y ayudar a dicha familia. Drive My Car (Japón), Licorice Pizza y Belfast también son merecedoras del reconocimiento, y a nadie molestaría que la luz cayera sobre la historia de los boris en los nuyores que el legendario Steven Spielberg trajo a la pantalla. 

La favorita en Las Vegas: The Power of the Dog.

MEJOR DIRECTOR

Nominados: Kenneth Branagh (Belfast); Ryusuke Hamaguchi (Drive My Car); Paul Thomas Anderson (Licorice Pizza); Jane Campion (The Power of the Dog); Steven Spielberg ( West Side Story).

Es difícil ir en contra de Paul Thomas Anderson (Licorice Pizza), aunque de todas las categorías, esta es la más fuerte de predecir, y ningún ganador traería molestia a este redactor.

La favorita en Las Vegas: Jane Campion (The Power of the Dog).

MEJOR ACTRIZ

Nominadas: Jessica Chastain (The Eyes of Tammy Faye); Olivia Colman (The Lost Daughter); Penélope Cruz (Parallel Mothers); Nicole Kidman (Being the Ricardos); Kristen Stewart (Spencer).

Olivia Coleman no ha hecho un mal papel en su carrera, y es a quien le toca cargar The Lost Daughter en un viaje emocional lleno de intensidad. Stewart se convirtió en Lady D y Penélope siempre trae oro a sus roles. Pero aquí la favorita debe ser Jessica Chastain y su transformación en la controversial Tammy Faye. 

Favorita en Las Vegas: Jessica Chastain.

MEJOR ACTOR

Nominados: Javier Bardem (Being the Ricardos); Benedict Cumberbatch (The Power of the Dog); Andrew Garfield (Tick, Tick … Boom!); Will Smith (King Richard); Denzel Washington (The Tragedy of Macbeth).

El Javi siempre mata la liga, aunque está fuerte ser de los mejores actores del mundo pero el segundo mejor en tu hogar. Denzel está en el olimpo de la actuación, pero esta vez Will Smith dejó de hacer las porquerías que lamentablemente han caracterizado gran parte de su carrera y volvió a trabajar un material que saca lo mejor de su talento. Ese Oscar es de él y no hay na’ que buscar.