La tenista australiana Ashleigh Barty, quien el martes en la noche sorprendió al mundo tenístico internacional con el anuncio que hizo en las redes sociales de que se retiraba del deporte, explicó que se encontraba “absolutamente desgastada”.

Al momento de su decisión, Barty era la número uno del tenis femenino de la WTA (Women Tennis Association) , con tres campeonatos del grand slam a su haber, incluyendo el más reciente Abierto de Australia.

Abundando sobre su decisión, la jugadora dijo que “físicamente no tengo nada más que ofrecer”.

En la red social Instagram, Barty, de 25 años, escribió el martes lo siguiente:

“Hoy es un día difícil y lleno de emoción para mí ya que anuncio mi retiro del tenis. No estaba segura de cómo compartir esta noticia con ustedes, así que le pedí a mi buena amiga Casey Dellacqua que me ayudara. Estoy muy agradecida por todo lo que este deporte me ha dado y me voy sintiéndome orgullosa y realizada. Gracias a todos los que me han apoyado a lo largo del camino, siempre estaré agradecida por los recuerdos de toda la vida que hemos creado juntos”.

Al tratar de explicar las razones que la llevaron a abandonar el deporte estando en la cresta de la ola, Barty dejó ver que la fama y el glamour de la competencia no son las cosas más importantes de su vida.

“Estoy tan feliz y tan dispuesta. De veras siento en este momento en mi corazón, para mí como persona, esto es lo correcto”, escribió en su cuenta.

“Sé que la gente podrá no entenderlo. Por mí, eso está bien. Porque sé que Ash Barty es la persona que tiene tantos sueños que quiere perseguir que no necesariamente implican viajar por el mundo, alejarme de mi familia, de mi hogar, que es donde siempre he querido estar”.

Para poner en perspectiva el dominio que ha mantenido en la WTA, Barty tiene el puesto número uno en el ranking desde que ganó su primer grand slam en el Abierto de Francia, en Roland Garros, en 2019 —una racha de 114 semanas consecutivas.

Solo Steffi Graff, Serena Williams (ambas con 186) y Martina Navratilova (156) la superan en mayor número de semanas seguidas como número uno en la rama femenina.