Mónica Puig pudiera regresar a la actividad tan pronto como en abril próximo en Madrid, todavía recuperándose de la operación en el hombro a la que fue sometida en el 2019 y que prácticamente le ha mantenido alejada de la cancha desde entonces.

Pero, mientras tanto, se mantuvo ocupada en lo que podría resultar otra carrera para ella una vez decida retirarse: la de comentarista de televisión.
Puig, la puertorriqueña que ganó la medalla de oro en los sencillos de los Juegos Olímpicos de Rio en el 2016, se encuentra entrenando con su nuevo coach, Dorian Descloix, el exjugador francés que una vez entrenó a Victoria Azarenka, con miras a volver a la cancha a tratar de recuperar el terreno perdido.

En el interín, servió de comentarista para ESPN de los partidos de dos de los grand slams del año pasado, Wimbledom y el US Open, así como la competencia de final de temporada de la gira de la WTA en Guadalajara, México.

Y al parecer le gustó la experiencia.

Desde su operación, Puig solamente ha jugado tres partidos.

La posibilidad de utilizar a la tenista de 28 años en las transmisiones de los partidos que irían al aire en español por ESPN Deportes provino del periodista puertorriqueño Hiram Martínez, un exdirector de deportes de los diarios Primera Hora y El Vocero en Puerto Rico y que actualmente se desempeña como editor senior para ESPN.com. Martínez puso a Puig en contacto con el argentino Christian Calcagno, coordinador de las producciones de ESPN International en Latinoamérica.

“Fue mucho trabajo. Me hizo apreciar el lado periodístico de las cosas, las largas horas que hay que dedicarle”, comentó Puig al portal de la Women’s Tennis Association, wtatour.

“Yo pensaba que ser jugadora de tenis en los torneos de grand slam era una locura, pero ser un periodista en un torneo de grand slam es algo fuera de este mundo. Me quito el sombrero ante ellos”.