Puerto Rico se mantuvo en competencia solamente durante el primer y tercer parciales de su partido del jueves ante la poderosa Bélgica en el inicio del torneo clasificatorio FIBA para la Copa Mundial, pero finalmente cayó con abierto marcador de 98-65.

El choque perteneciente al Grupo A se celebró en el Entertainment Sports Arena de Washington DC y fue el único en calendario. Este viernes se enfrentan Bélgica con Estados Unidos, mientras que la tropa que comanda Jerry Batista chocará contra Estados Unidos el sábado desde las 5:30.

El primer segmento cerró 30-23 a favor de Bélgica, actualmente clasificada sexta en el mundo por FIBA, pero el Equipo Nacional boricua estuvo tan cerca como a solo dos puntos—17-15— restando 3:40 con un canasto de campo de Jennifer O’Neill.

Pero el dominio de las belgas comenzó a evidenciarse temprano en el segundo cuarto, el que ganaron 25-14 para dominar la primera mitad 55-37.

Arella Guirantes tuvo una gran actuación ofensiva en su debut con el combinado boricua. [suministrada/FIBA]

El tercer cuarto, sin embargo, resultó uno muy parejo que culminó empate a 16 (71-53), pero Bélgica arrolló a las puertorriqueñas en el último segmento 27-12 para apuntarse la victoria y colocarse a las puertas de la clasificación al Mundial que se efectuará en Sidney, Australia, en septiembre próximo.

Arella Guirantes tuvo un auspicioso debut con el uniforme boricua al colar 25 puntos, lanzando de 17-8 de campo, con cinco rebotes, mientras que la consistente Jazmon Gwathmey aportó 18 tantos.

Puerto Rico se vio ampliamente superado en los rebotes, 41-21 y en las asistencias, 27-6.

La competencia perteneciente al Grupo A —en el que también figuran Estados Unidos y Rusia— en este caso separa tres espacios para el Mundial, ya que Estados Unidos ya tiene asegurada su clasificación por su condición de campeón olímpico.

El tercer desafío de las puertorriqueñas, contra Rusia, se jugará este lunes en la República Dominicana, desde las 7:00 de la noche, puesto que las autoridades norteamericanas no permitieron la entrada al país del seleccionado ruso al mostrar desacuerdo con las condiciones de vacunación de la delegación.