Los Gigantes de Carolina podrían resolver dos problemas en un día si, como algunos anticipan, seleccionan al pívot George Conditt y al armador Tremont Waters en el sorteo de jugadores de nuevo ingreso este martes.

Tanto Conditt, quien ya es parte del programa nacional e impresionó favorablemente en su debut con la camiseta boricua, como Waters, con experiencia en la NBA y en la G-League, llenaron la solicitud para ser incluidos en la relación de canasteros que podrían debutar en el venidero torneo del Baloncesto Superior Nacional (BSN), programado para comenzar el 9 de abril.

Los Gigantes, que contarán este año con nuevo piloto en Carlos González, al parecer ya hicieron su trabajo presorteo y lograron comunicación con algunos de los principales nombres de un listado que podría resultar jugoso en relación a la calidad de los jugadores.

Carolina tiene los dos primeros turnos de la primera ronda, seguido de San Germán, Humacao y Guayama, y se espera que seleccionen a Conditt luego de que cambiaran a Timajh Parker a los Grises de Humacao en diciembre pasado; y a Waters, probablemente el jugador con mejor expediente en el sorteo.

Naturalmente, está por verse si, en el caso de Conditt, este decide integrarse al BSN inmediatamente que concluya su participación con la Universidad de Iowa State o si optará por concentrarse en su preparación para buscar una invitación a un campamento de la NBA si no es seleccionado en el sorteo de novatos.

Otros canasteros que probablemente serán seleccionados en la primera ronda son el escolta de la Universidad de Illinois y fino trespuntista, Alfonso Plummer, y el combo-guard de la Universidad de Maryland, Eric Ayala.

Nombres conocidos porque figuraron con éxito en los equipos nacionales de las categorías menores, como Jermaine Miranda, Jesús Cruz y Christian Negrón, así como el defensa de 6-5 de Wagner College, Will Martínez, también sometieron sus solicitudes y podrían resultar atractivos para los quintetos del BSN.

Del listado llama la atención el caso particular de Alexander Nikolai Kappos, un jugador de 6-10 de madre boricua con experiencia profesional que al parecer en una ocasión participó en el programa nacional juvenil de Canadá, y que además tiene raíces griegas.

Otro caso interesante pudiera ser el del alero de 6-7 Ryan Pearson si finalmente pueden corroborarse sus alegadas raíces puertorriqueñas. El jugador de 32 años ha participado con éxito en las ligas de Ucrania, Bélgica, Israel y Francia y en esta temporada debutó en el torneo mexicano con las Abejas de León.