Subriel Matías vengó la única derrota de su carrera al derrotar en la noche del sábado por nocaut técnico al final del noveno asalto al armenio Petros Ananyan. 

El combate, transmitido por Showtime, se celebró en el Borgata Hotel Casino de Atlantic City, Nueva Jersey, como parte de la cartelera estelarizada por la defensa de Gary Russell, Jr., campeón peso pluma del CMB, ante el filipino Mark Magsayo. 

Ahora con marca de 18-1 y 18 nocauts, el junior welter Matías derribó a Ananyan (16-3-2 y siete) con un gancho de izquierda al final del noveno episodio del combate programado a 12. 

Aunque logró reincorporarse, Ananyan tenía hinchados los dos ojos y lucía derrotado al regresar a su esquina, y la árbitro Mary Glover detuvo la pelea después de consultar con la doctora oficial. 

Ananyan había derrotado a Matías por decisión unánime el 22 de febrero de 2020, derribándolo en el séptimo asalto y dominando la pelea de ahí en adelante cuando el boricua pareció cansarse. 

Esta vez, sin embargo, Matías, clasificado segundo por la Federación Internacional de Boxeo (FIB) en las 140 libras, resistió el ataque y la presión constante de Ananyan y dominaba ampliamente el combate en las tarjetas de los tres oficiales (89-81, 89-81 y 88-82) luego del noveno asalto. Esto a pesar de que le restaron un punto en el séptimo asalto después de conectar un golpe bajo. 

En la misma cartelera, el supergallo cidreño Abimael Ortiz (10-1-1 y cinco) derrotó por decisión unánime en ocho episodios a Ryan Lee Allen (10-6-1 y cinco), quien sufrió su tercera derrota seguida. 

No peleó Mark Reyes, Jr. 

El welter boricua Mark Reyes (14-1 y 12), Jr., radicado en Tampa, no pudo pelear este viernes 21 de enero en una cartelera de Plant City, Florida, en la que iba a enfrentarse a 10 asaltos con el ecuatoriano Erick Bone (25-6 y 12). 

Todo el programa debió suspenderse por casos de covid, y reprogramado para el 25 de febrero, en el mismo lugar, donde Mark tendrá el mismo rival. 

“A nosotros no nos dio el covid, gracias a Dios, pero a otros peleadores sí”, dijo Mark Reyes, padre y entrenador del peleador.