El 26 de noviembre, el estelar armador Ja Morant fue cargado al camerino por sus compañeros de equipo con lo que aparentaba ser una seria lesión de rodilla cuando sus Grizzlies de Memphis recibieron a los Hawks de Atlanta en su casa. 

En los standings, los Grizzlies se encontraban batallando en las posiciones del play-in tournaments, y sin nada que indicara lo que estaba por venir en el próximo mes y medio. 

Memphis ganó 11 juegos al hilo, la segunda racha más larga en la liga esta temporada, catapultándose hasta la tercera posición en la Conferencia del Oeste, a solo medio juego de los Warriors de Golden State por la segunda posición. 

Y para los que quieran minimizar la racha, el equipo dominó a la élite de la liga en el proceso, con victorias ante el mejor equipo de la liga— los Suns de Phoenix—; contra el segundo mejor, los Warriors, adicional a victorias sobre Kevin Durant y sus Nets; los hirvientes Cavaliers de Cleveland; además a victorias sobre LeBron y sus Lakers en dos ocasiones, en una de estas trayendo consigo uno de los highlights más impresionantes de la década, un tapón de Ja donde voló como pocos en la historia de la liga.

La impresionante racha ayudó a Memphis a subir más de 10 posiciones en ambas categorías de calificación ofensiva y defensiva, al igual que en calificación neta, en la que el equipo se encuentra séptimo, jugando para un positivo 3.7 por juego. 

El salto en el lado defensivo es particularmente impresionante. Durante sus primeros 19 partidos de la temporada— nueve victorias y 10 derrotas—, los Grizz permitieron 115.9 puntos por cada 100 posesiones, la peor marca de la liga por un amplio margen. El equipo más cercano era uno de los peores en la liga, el Magic de Orlando, que permitía 112 puntos por cada 100 posesiones. 

Desde entonces, los Grizzlies han tenido la mejor defensa de la liga, por un margen saludable, permitiendo solo 101.8 por 100 posesiones en sus últimos 24 juegos.

La lesión de Morant terminó siendo una bendición disfrazada. Los Grizzlies encontraron una identidad defensiva a falta de ofensiva ante la ausencia de Ja, ganando 10 de 12 juegos sin el armador. 

Con su regreso, el dirigente Taylor Jenkins ha encontrado el balance perfecto que los ha convertido en el equipo más caliente de la liga.

Hablemos de Ja

Morant va encaminado a su primer Juego de Estrellas el próximo mes, con genuinos argumentos de que debería estar entre los 10 titulares. El explosivo armador está promediando 24 puntos, seis rebotes, siete asistencias y un robo de balón mientras tira los mejores porcentajes de su carrera de tres, de dos y el mejor porciento de efectividad, y sus números no cuentan toda la historia. 

“Ja puede poner números de estrellas y obviamente es uno de los jugadores más impresionantes en la liga con sus donqueos y ataques a la pintura, pero la gente no puede ver realmente cuál ha sido su impacto en este equipo”, expresó el periodista de Memphis, Chris Vernon, en el podcast The Mismatch

“Los que lo vemos todos los días vemos cómo él se comporta en las prácticas, siempre dándolo todo. En el banco durante el juego hablando con sus compañeros. Sé que se escucha como una locura decir esto de un niño de 22 años, pero de verdad creo que es de los mejores líderes en la liga”, concluyó. 

“Uno solo tiene que escuchar cómo hablan los dirigentes y compañeros de equipo sobre Ja para entender su impacto. Sus compañeros están dispuestos a dejarlo todo por él en cancha y él se ha ganado eso con su juego, pero también con su actitud. Este tipo es impresionante dentro y fuera de la cancha”, expresó el periodista de ESPN, Zach Lowe, en el podcast The Lowe Post

Los Grizzlies tienen un equipo balanceado, una superestrella al mando, muchas fichas para posibles traspasos para mejorar el equipo, una de las mejores administraciones y un gran dirigente. Muchos esperaban un ascenso de varios años hasta convertirse en contendores, pero al parecer el equipo no quiere esperar para entrar al debate.