Los Caribes de San Sebastián tendrán poco tiempo para practicar con su escuadra completa antes de que su serie final contra los Changos de Naranjito, que aventajan 3-2, se reanude el próximo lunes 17 de enero luego de un mes descanso forzoso debido al coronavirus. 

Mientras que el apoderado de los Changos, Alexis Aponte, afirmó que luego de unas bajas por lesiones o positivos al covid-19 su equipo está al 100% y practicando, el apoderado de los Caribes, Dr. Angelo Ferrante, no pudo decir lo mismo. 

“Nuestro equipo tiene la particularidad de que algunos de nuestros jugadores viven o trabajan fuera”, dijo. “Ahora mismo estamos empezando a practicar con 11 de los 15 jugadores de nuestra plantilla, pero hay cuatro —todos ellos del cuadro regular— que todavía no han llegado, aunque están por llegar”. 

De acuerdo a Ferrante, el acomodador Arturo Iglesias se encuentra concluyendo un viaje de placer, mientras que Gianluca Grasso, Rafael Burgos y Steven Morales se ausentaron por motivos de trabajo.

“Esperamos que todos estén aquí próximamente”, dijo sin embargo, “pero el tiempo de práctica va a ser limitado porque ya hay que jugar el próximo lunes”. 

Por esa y otras razones, dijo el apoderado, él había abogado por que la serie final se reanudara el 19 de enero. 

“Para tener más tiempo practicar”, reconoció, “pero también porque sabemos que la nueva orden ejecutiva del gobernador empieza el 18 de enero, y la fecha del 17 cae dentro de la orden anterior”. 

Esa orden ejecutiva es la que limita a 250 la cantidad de personas en las canchas, y ya la liga resolvió que tanto el juego del 17 o el del 19, de ser necesario, se jugarán sin fanaticada, al cubrirse los 250 con los jugadores, personal técnico de los equipos, oficiales y familiares de los jugadores. 

El apoderado de Naranjito expresó la esperanza de que la nueva orden, que debe de anunciarse este jueves, admita una mayor cantidad de personas, lo cual le permitiría jugar ese séptimo juego como local fuera de Naranjito, en una cancha con mayor capacidad de público como el Coliseo Roberto Clemente. 

El gobernador Pedro Pierluisi, sin embargo, advirtió el lunes que no debe esperarse que la nueva orden ejecutiva sea más flexible, en unos momentos en los que el repunte del covid-19 sigue pujante. 

“Pero también hay una petición para que se le dé una dispensa al voleibol para aumentar la capacidad de fanaticada, igual que hicieron con el béisbol”, dijo Ferrante. 

“De concederla, nosotros también buscaríamos jugar con fanáticos el sexto juego”. 

El séptimo juego está programado para el 19 de enero, actuando Naranjito como local.