Mark Reyes, Jr. estaba invicto con marca de 14-0 y 12 nocauts cuando, el 17 de febrero en Uncasville, Connecticut, en una transmisión por Showtime, perdió por decisión mayoritaria en 10 asaltos ante otro invicto prospecto welter de ascendencia boricua, Janelson Figueroa, quien tenía 16-0 y 11 nocauts. 

Lució tan bien, aun en la controvertida derrota, que de inmediato hubo ofertas para que volviera a pelear, pero, luego de una serie de contratiempos y de fallidos diagnósticos médicos, el peleador que ahora tiene 25 años ha tenido que esperar casi un año para volver a subirse al ring. 

Y lo hará este viernes 21 de enero en una cartelera en Plant City, Florida, en la que se enfrentará a 10 episodios con el ecuatoriano Erick Bone. 

“Lo que pasó es que desde antes de la pelea con Janelson, Mark venía sintiendo unos dolores en el estómago y hasta estaba sangrando”, dijo su padre, también llamado Mark, quien es su manejador. 

“Yo creía que era debido al entrenamiento tan intenso que había tenido, porque habíamos estado en un campamento bien fuerte durante tres semanas al enterarnos tarde de la pelea con Figueroa”, agregó Reyes, padre, natural de Levittown, en Puerto Rico, pero radicado en Tampa desde que tenía 15 años. 

Erick Bone–a la izquierda, en su combate contra Shawn Porter–ha ganado sus últimas cinco peleas. [suministrada]

“Después la cosa empeoró: a veces se sentía bien, a veces no, y hasta tuvimos que cancelarle dos peleas”, dijo. 

“Al fin yo dije, ‘basta ya, vamos a que los médicos digan lo que tú tienes’.” 

Un primer médico le diagnosticó que padecía de la enfermedad de Crohn: un padecimiento intestinal inflamatorio de origen desconocido que, entre otras cosas, produce fatiga y pérdida de peso, mientras que otro, en una segunda opinión, determinó que era más bien una colitis ulcerativa, que también afectaba el tracto digestivo. 

“Pero era algo que nos decían que representaba el fin de su carrera en el boxeo”, dijo el padre, “porque le podía dar y causarle fuertes dolores en cualquier momento, incluso cuando estuviera entrenando o en una pelea, además de que quería decir que iba a perder peso, porque Mark tenía que a seguir una dieta muy limitada y muy específica”.

Finalmente, sin  embargo, le hicieron una colonoscopía y no le encontraron nada. 

“El médico dijo entonces que lo que él posiblemente había tenido, sin darse cuenta, era una infección en colón, y que esta ya había desaparecido”. 

Al poco tiempo los síntomas desaparecieron y Mark, Jr. pudo entrenar para su próxima pelea. 

Por lo regular Mark entrena en Nueva Jersey en el gimnasio del entrenador de ascendencia boricua Raúl ‘Chino’ Rivas, “pero esta vez decidimos quedarnos aquí en Tampa: Chino tenía pendiente una pelea de Shinard Bunch (quien empató con Figueroa en julio pasado), pero estamos viendo si después puede venir a estar con nosotros”. 

Entretanto, Mark se preparó con dos entrenadores en Tampa, el puertorriqueño Marc Ferrait —quien entrenó a Edgar Berlanga en sus primeras 14 peleas como profesional— y Asa Beard. 

El ecuatoriano Bone, de 33 años, tiene marca de 25-6 y 12 nocauts y lleva cinco victorias seguidas, pero ha tenido peleas con los excampeones o futuros campeones Shawn Porter (derrota por nocaut en cinco asaltos en 2015); Chris Algieri (derrota por decisión 10 episodios ese mismo año) y, en 2018, un revés por decisión mayoritaria ante el contendor titular Sergey Lipinets. 

La cartelera del 21 de enero se llevará a cabo en el Whitesands Events Center de Plant City, ciudad cercana de Tampa, y será estelarizada por un combate de peso mediano kazajo Kanat Islam (28-0 y 22). 

“Nosotros estábamos antes con Lou Dibella, pero ya no estamos con él”, dijo Reyes, padre. “Ahora estamos con la empresa Probox”. 

La misma la preside el empresario de Plant City, Garry Jonas, quien anteriormente presidió la Mike Tyson Promotions. 

“Pero vamos a hacer esta pelea para después ver qué vamos a hacer”. 

“Jonas tiene incluso su propia compañía de transmisión por streaming y parece que va a ser una cartelera bastante grande, porque los narradores van a ser Paul Malignaggi, Roy Jones, Jr. y Antonio Tarver”.