El Departamento de Salud aprobó la solicitud de la Federación Puertorriqueña de Voleibol de permitir en las canchas más del máximo de 250 personas vacunadas y con mascarillas estipulado por la orden ejecutiva del gobernador Pedro Pierluisi. 

La dispensa aprobada permite que asista a las canchas un 10% de su capacidad total sin incluir a los jugadores y otro personal relacionado con el montaje del juego. 

El pedido de la Federación había sido para que se concediera una apertura hasta el 18%. 

La medida está relacionada con la reanudación de la serie final de la Liga Masculina, que tiene programado para el lunes 17 de enero, feriado, la celebración del sexto juego de la serie que dominan 3-2 los Caribes de San Sebastián sobre los Changos de Naranjito. 

Ese partido está señalado para celebrarse en el coliseo Luis Aymat, de San Sebastián, con una capacidad aproximada de 2,800 espectadores, mientras que el coliseo Gelito Ortega, de Naranjito, donde se celebraría el miércoles el séptimo juego de este ser necesario, tiene capacidad para 3,000.

Aunque inicialmente los equipos habían adelantado la posibilidad de mudarse a coliseos más grandes para contar con mayor capacidad, el Dr. César Trabanco, presidente de la Federación, dijo en la noche del viernes que permanecerán en sus canchas originales, por lo que podrían entrar hasta unos 280 fanáticos en San Sebastián y 300 en Naranjito. 

“Por lo menos es algo y lo importante es culminar la serie”, dijo. 

Originalmente la Liga había determinado que se jugara sin fanáticos, cubriendo el cupo de 250 con jugadores, personal técnico de los equipos, oficiales y familiares de los jugadores. 

Pero bajo la dispensa, al parecer, la capacidad concedida es de fanáticos, sin contar al personal que trabaja en los juegos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*