La espera parece que finalizó para los fanáticos de los Warriors de Golden State.

Su estelar canastero y francotirador Klay Thompson debe regresar este domingo a la acción luego de más de dos temporadas y 941 días fuera por dos diferentes lesiones, ambas de alto riesgo que ciertamente pusieron en peligro su carrera.

Thompson, el escolta de 6-7 que se combinó con Steph Curry para cargar con el campeonato de la NBA en tres de las cinco ocasiones en que alcanzaron la serie final, ha intensificado su rehabilitación en las pasadas semanas y al parecer está listo para entrar a la duela el domingo.

Thompson, de 31 años, no pudo participar de la temporada del 2020-2021 al sufrir la ruptura del tendón de Aquiles de su pie derecho, un año después de sentarse durante la totalidad de la campaña del 2019-2020 mientras se recuperaba de una rotura del ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda.

Hasta ese momento, había participado en 615 de los posibles 640 juegos de temporada regular de los Warriors, y en 122 de un gran total de 123 choques de postemporada durante sus primeras ocho temporadas.

El piloto Steve Kerr dijo sin rodeos en una entrevista reciente que Thompson será incluido en la alineación abridora una vez se reincorpore, lo que debe suceder este domingo en el partido contra los Cavaliers de Cleveland que será transmitido por el canal de la NBA.

Eso significa que Jordan Poole, quien ha hecho un gran trabajo como sustituto de Thompson, será relegado al banco y pudiera convertirse en el sexto hombre del equipo.