Desde el 2007, cuando ganaron su vigesimotercer y hasta ahora último campeonato, los Changos de Naranjito no llegaban a una serie final en el voleibol masculino. 

“Yo recuerdo cuando de niño yo iba todos los años a las finales en Naranjito y de pronto no”, dijo el naranjiteño Jamille Torres, dirigente del equipo. 

“Pero es una gran tradición”. 

En las pasadas dos temporadas —2018 y 2019, ya que la del 2020 no se jugó por la pandemia—, los Changos, dirigidos por Torres, tuvieron sólidas actuaciones, pero en ambas ocasiones se eliminaron en semifinales ante los eventuales campeones Mets de Guaynabo.

Este año, sin embargo, al encontrarse por tercera semifinal seguida con los Mets, que habían finalizado primeros en la campaña regular, los Changos dispusieron de estos en cinco partidos para eliminar al equipo que llevaba cuatro campeonatos seguidos. 

“Yo no creo en eso de tener bajas o lesiones”, dijo Torres, reaccionando a la observación de que estos Mets no eran los de años anteriores y, además, se debilitaron al final ante la lesión del medio Ramón ‘Moncho’ Burgos. 

“Además, Derwin Flores tuvo una gran serie jugando por él”, agregó. 

“Yo creo que aquí el factor fue el hambre: nosotros teníamos más hambre de ganar que ellos”. 

Naturalmente, el apetito todavía sigue sin saciarse por completo y Naranjito se medirá desde el domingo, empezando en la Gelito Ortega, a los Caribes de San Sebastián, el equipo que parece haber desarrollado su mejor juego desde poco antes de que iniciara la postemporada y tiene marca de 8-1 juntando el round robin y la semifinal, en la que dominaron 4-1 a los Capitanes de Arecibo. 

“Sabemos que es una serie final y que van a estar ahí los dos mejores equipos”. dijo Torres, quien acaba de ganar su segundo premio de Dirigente del Año, recibiendo 40 de los 65 votos de los apoderados y miembros de la prensa, habiendo obtenido su primero en 2017 con los Cariduros de Fajardo. 

“En la temporada regular perdimos los dos juegos que tuvimos con ellos pero fueron juegos competitivos y nosotros no teníamos el equipo completo”, continuó. 

“Pero ahora nosotros tenemos todo el personal, todo el mundo está saludable y el equipo está jugando muy bien”, dijo. “A Juan Vázquez le dimos un poco de descanso en la semifinal y está en gran condición de juego”. 

El estelar opuesto se lesionó en medio de la semifinal de 2019 contra Guaynabo cuando Naranjito ganaba la serie, pero en esa ocasión Torres también se negó a utilizar esa lesión para justificar el resultado de la serie. 

Programada a un máximo de siete juegos, la serie continuará con el segundo juego el martes en Lares, donde San Sebastián va a estar jugando temporeramente como local. 

De llegar a un séptimo juego, el mismo se celebraría el viernes 17 de diciembre en una cancha neutral.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*