Tal como se anticipaba, el béisbol de Grandes Ligas decretó un cierre patronal en la madrugada de este jueves luego de que no rindieran frutos las últimas reuniones entre la liga y la Asociación de Jugadores.

El cierre tiene el efecto de congelar todas las transacciones y movidas internas de los equipos hasta tanto no se firme un nuevo acuerdo de trabajo.

Se trata del primer paro laboral en la pelota de Grandes Ligas desde la temporada del 1994, el año en que se detuvo la temporada y no hubo Serie Mundial.

El convenio que estuvo vigente expiró a las 11:59 del miércoles.

El Comisionado del béisbol, Rob Manfred, escribió una carta dirigida a los fanáticos, en la que se expresó optimista con el desarrollo de las negociaciones.

“Hoy es un día difícil para el béisbol, pero como lo he dicho todo el año, existe un camino para un acuerdo justo y lo vamos a encontrar. No tengo duda de que la Liga y los jugadores comparten un fundamental aprecio por este deporte y un compromiso hacia sus fanáticos. Permanezco optimista de que ambas partes aprovecharán la oportunidad para trabajar juntos y crecer, proteger y fortalecer el deporte que tanto amamos”.

El paro laboral llega para entorpecer una de las temporadas muertas más movidas en años, ya que una ola de jugadores firmó pactos de última hora el miércoles previo a la expiración del convenio colectivo. Durante el mes pasado, los equipos de Grandes Ligas han destinado más de $1,700 millones en contrataciones de agentes libres y $500 millones adicionales en extensiones de contrato.

Cualquier firma adicional tendrá que esperar hasta que se firme un nuevo acuerdo, ya que las transacciones dentro de Grandes Ligas – que involucra a todos los jugadores que integran el roster de 40 de cada equipo y otros considerados miembros de la Asociación – no están permitidas durante el cierre patronal. 

Por su parte, Tony Clark, director ejecutivo de la Asociación de Jugadores, catalogó de innecesaria la medida tomada por la liga y los dueños de equipos, que votaron unánimemente a favor de decretar el cierre.

“Esta medida drástica e innecesaria no afectará el deseo de los Jugadores de alcanzar un contrato justo”, expresó Clark en declaraciones escritas y circuladas a los medios.

 “Seguimos comprometidos a negociar un nuevo acuerdo laboral colectivo que realce la competencia, mejore el producto para nuestros fans, y promueva los derechos y beneficios de nuestros miembros”.

El objetivo principal de la Asociación ha sido una renovación significativa del sistema económico del deporte, incluidos algunos componentes claves que han sido parte del acuerdo laboral por décadas, como la agencia libre y la repartición de las ganancias.

Según varias fuentes, las propuestas de MLB presentadas la semana pasada incluyeron una serie de concesiones a los jugadores que incluyeron una lotería del draft al estilo de la NBA; un bateador designado universal y un aumento del salario mínimo del jugador.