Lo que se ve no se pregunta. 

Dos de las caras de la NBA, con los que la liga cuenta para cargar los ratings por la próxima década, lucen en sobrepeso y no en su mejor condición.

Luka Doncic, de los Mavericks de Dallas, y Zion Williamson, de los Pelicans de New Orleans, se presentaron a los campos de entrenamientos fuera de forma, ambos sin una justificación real. 

“Zion tuvo una operación en el pie en el verano. Pero ahora hay mucha tecnología, entrenamiento en piscina y dietas para que los jugadores se mantengan en forma aunque estén recuperando de una lesión en la parte de abajo de su cuerpo. Los Pelicans están genuinamente preocupados con la falta de compromiso de la cara de la franquicia”, expresó el periodista Brian Windhorst en el podcast The Hoop Collective.

Luka por su parte, se ve tan fuera de forma en cancha que ayer tuvo que dirigirse a la prensa sobre el tema luego de la derrota de los Mavericks ante los Nets de Brooklyn, expresando lo siguiente:

 “Tuve un verano largo. Tuve los Juegos Olímpicos, luego me tomé tres semanas de descanso, me relajé un poco. Tal vez me relajé demasiado. Solo tengo que volver a encarrilarme”. 

Luka Doncic baja su rendimiento en las postrimerías de los partidos, según algunos analistas. [suministrada]

Las expresiones se produjeron luego de que el comentarista y miembro del Salón de la Fama, Reggie Miller, resaltara en televisión nacional lo cansado que lucía el Wonderboy en la segunda mitad del partido.  

El tema de la falta de condición física de ambos los ha perseguido desde antes de entrar a la liga. 

“Luka siempre se ha visto blandito. Uno esperaría que con el tiempo vaya aprendiendo, pero ese no ha sido el caso. El problema es que al final de la temporada uno ve sus números y lo que está haciendo en cancha, y aun así es de los mejores cinco jugadores en la liga, y hace que uno mire hacia otro lado. Pero se ve genuinamente cansado en el cuarto periodo de casi todos los juegos y a largo plazo tiene que entender la importancia de mantenerse en forma”, comentó el periodista de ESPN, Tim MacMahon, en intervenciones en el podcast The Lowe Post

Zion por su parte, se sometió a una operación en el verano para reparar un pie fracturado. Esta es su tercera operación en la parte de abajo del cuerpo, llegando a perder más de la mitad de su temporada de novato tras una operación de rodilla.

Según el periodista Jake Fischer, de Bleacher Report, Williamson llegó a sobrepasar las 300 libras este pasado verano tras la cirugía, y se veía claramente sobrepeso en el día de medios y en la campaña que estrenó en agosto de la bebida Mountain Dew.

“Varios miembros de la liga se sorprendieron por su apariencia cuando iba en ropa casual a las otras canchas. Yo he visto a Zion en 284 libras como según él pesa ahora mismo. El no se ve en ese peso. Para mí claramente sobrepasa las 300 y varias fuentes me lo han confirmado”, escribió Fisher a comienzos de diciembre. 

Los Pelicans ciertamente esperan que Williamson vuelva a estar en forma antes de regresar a la alineación. Su regreso se vio atrasado en días recientes por hinchazón en el pie. 

“Es realmente frustrante la situación de ambos si tú eres fanático de sus franquicias. Uno ve videos de la explosividad de Zion en escuela superior y ya no se ve así. Luka en el tercer periodo se le ve la cara roja de tantos problemas que está teniendo para respirar”, dijo el exmiembro de la gerencia de los Mavericks, Haralabos Voulgaris. 

En una encuesta hace seis meses, ambos Luka y Zion recibieron votos como dos de los jugadores que serán los rostros de la liga, junto a Giannis y Jokic, cuando LeBron James se retire y la generación de Kevin Durant y Steph Curry baje su nivel. Pero eso requiere un compromiso que ninguno de los dos ha demostrado hasta este punto de sus carreras.