Los Suns de Phoenix están imparables luego de una victoria ante el mejor equipo de la liga, los Warriors de Golden State, su decimoséptima al hilo… y prácticamente nadie habla de ellos. 

Según varias compañías que miden el tráfico de conversaciones en las redes sociales, los Suns se encuentran fuera de los primeros ocho entre equipos que mayor cantidad de menciones generan en las redes, y sus juegos en televisión nacional reciben menos audiencia que la media en la liga, a menos que estén jugando contra alguno de los cheches de la liga. Incluso, el mayor tráfico de menciones sobre los Suns en los pasados tres años se dio hace unas semanas cuando una investigación a fondo de ESPN sobre la franquicia descubrió serios patrones de racismo y sexismo por parte del dueño del equipo, Robert Sarver. 

Aun con la racha, y una visita a las finales hace un año, esa sigue siendo la noticia que ha recibido más clicks en los pasados años.

“Si lo que está pasando en Phoenix estuviera pasando en Los Angeles con los Lakers o le estuviera pasando a los Knicks, ya tendríamos náuseas de tanto escuchar sobre ellos. El año pasado los Knicks ganaban tres juegos al hilo y uno no podía ir al baño sin encontrarse un titular de ellos. Es realmente impresionante ambas cosas, su nivel de juego y la falta de cobertura”, expresó el periodista Tim MacMahon en el podcast The Hoop Collective de ESPN. 

El equipo del desierto entró a la confrontación más esperada de la temporada la noche del martes contra los Warriors con 16 victorias al hilo, y aun así no era el favorito en Las Vegas a alzarse con la victoria. 

Eso, sin embargo, no debería sorprender. A pesar de la impresionante racha de triunfos, Phoenix no había podido alcanzar a los Warriors en los standings con récord de 18 victorias y dos derrotas hasta ese punto, para encontrarse en el tope de la liga. 

Adicional, a pesar de las impresionantes estadísticas de avanzada— segundos en calificación defensiva, séptimos en calificación ofensiva y la tercera mejor calificación neta—, el resumé de los Warriors es más imponente, estando por encima de los Suns en todas las categorías. La victoria ante los Warriors es aún más impresionante cuando se incluye que la estrella y mejor anotador del equipo, Devin Booker, solo pudo jugar 15 minutos, ninguno en la segunda mitad, con dolencias en el hamstring.

“A nosotros nos gusta estar debajo del radar. Realmente no es que nos gusta o no. Es que no nos importa. Muchos han cuestionado nuestra carrera a las finales del año pasado. Diciendo que fue un golpe de suerte. Nuestro trabajo es seguir mejorando día a día y dejar todo ese ruido lejos de nosotros”, expresó el dirigente Monty Williams a la prensa local. 

Tras la victoria, los Suns empataron con los Warriors con récord de 18 victorias y tres derrotas, mejores en la liga. La racha recibe su próximo reto el próximo jueves contra los Pistons de Detroit, antes de otro enfrentamiento el viernes contra los Warriors, esta vez en Golden State.