A pesar de aún no haber cumplido con los requisitos de la franquicia de comienzos de temporada, los Nets de Brooklyn han cedido ante el controversial All-Star, Kyrie Irving, y han comenzado el proceso para integrarlo a la franquicia, pero esto, a tiempo parcial, según múltiples fuentes.

Las circunstancias que se han desarrollado en la temporada de Brooklyn, que ha incluido lesiones, pero más serio aún, un puñado de bajas debido a los protocolos de salud y seguridad por el covid, han llevado al equipo a tomar la decisión de reintegrar a Irving, que al no estar vacunado, no podrá jugar en ningún partido como local, y perderá juegos como visitante contra los equipos de California, entiéndase los Lakers, Clippers, Warriors y Kings, al igual que los partidos en Toronto. 

La salida de Harden por los protocolos, junto a múltiples lesiones, han llevado al estelar Kevin Durant a promediar su mayor cantidad de minutos por juego en ocho años, esto a pesar de sufrir una ruptura en el tendón de Aquiles hace solo dos temporadas.  

Hasta ahora, Irving no ha estado dispuesto a cumplir con los mandatos de la ciudad de Nueva York y vacunarse para jugar partidos en casa, pero la turbulencia de la actual temporada de la NBA, con más de 75 jugadores fuera actualmente por los protocolos, ha hecho que la organización reconsidere su decisión de pretemporada de dejar completamente fuera a Irving.

“Luego de discutirlo con nuestros coaches, jugadores y otros miembros de la organización hemos decidido tener a Kyrie Irving de regreso con el equipo para juegos y prácticas en las que sea elegible de participar”, señaló el gerente general Sean Marks en declaraciones escritas.

“Llegamos a esta determinación con el total respaldo de nuestros jugadores y tras un análisis cuidadoso de nuestras circunstancias. Entendemos que con la incorporación de Kyrie no solamente nos convertimos en un mejor equipo, sino que podemos manejar mejor las demandas físicas de nuestra plantilla”.

Las reglas del estado sí permiten que Irving practique en Brooklyn, y los Nets acordaron con el armador un plan que le permitiría comenzar a reintegrarse y caer en la condición física necesaria para volver a jugar.

El próximo juego como visitante de los Nets es el 23 de diciembre en Portland, seguido de un juego el día de Navidad en Los Angeles para enfrentar a su excompañero de equipo, LeBron James, y sus Lakers. También tienen un juego el 27 de diciembre contra los Clippers en la misma cancha. A eso le siguen tres partidos seguidos en casa.

El propietario de los Nets, Joe Tsai, el gerente general Sean Marks, el dirigente Steve Nash y los jugadores claves del equipo apoyaron completamente la idea, e Irving ha estado ansioso por volver a jugar en los partidos fuera de casa del equipo, según fuentes de ESPN. 

Irving tuvo una excelente pasada temporada, promediando 27 puntos, seis asistencias, cinco rebotes y un robo de balón antes de quedar fuera debido a una lesión de tobillo en la segunda ronda de la postemporada contra los eventuales campeones Bucks de Milwaukee.