Los Grizzlies de Memphis ganaron estrechamente la primera mitad de su partido del jueves ante los Warriors de Golden State.

Pero entonces lo terrible les sucedió. Steph Curry tuvo uno de sus exabruptos ofensivos en la segunda parte del juego, acribillándolos con 30 puntos, para que los Warriors se mantuvieran a medio juego de los Suns de Phoenix en el liderato de la Conferencia del Oeste con un triunfo de 113-104.

Memphis gozó de una fina puntería en la primera mitad, tirando para un 60.9% de campo y para un 75% desde el área de tres puntos, llevándose la primera mitad 53-52.

Pero los Grizzlies fueron enfriados en la segunda y Curry, quien terminó el juego con 46 puntos, anotó 17 en el tercer parcial y 13 en el cuarto para guiar la victoria de los Warriors, que ahora tienen marca de 26-6 contra un 26-5 de los Suns.

Curry terminó la jornada con ocho canastos de tres puntos, además de cuatro rebotes y cuatro asistencias. Fue su quinto partido con 40 puntos o más y el sexto en el que anota ocho triples o más.

Igualmente, consiguió extender a 155 su cadena de juegos anotando al menos un triple, quedándose a dos del récord de la NBA.