Como podía anticiparse, Eddie Casiano no esperará mucho tiempo para regresar al baloncesto. 

Al menos al Baloncesto Superior Nacional (BSN).

El cotizado exdirigente del Equipo Nacional que en pocos meses salió forzosamente de sus puestos como piloto de los Piratas de Quebradillas primero y posteriormente del combinado boricua adulto, es el candidato de la nueva gerencia de los Atléticos de San Germán para hacerse cargo de la franquicia para la temporada del 2022.

Claro, eso sucederá una vez el Comité de Nuevos Apoderados le dé el visto bueno al grupo que encabeza el comerciante José ‘Cheo’ Rivera y del que también forman parte los galenos sangermeños Javier Gutiérrez–hermano del pasado coapoderado del equipo Andrés Gutiérrez–, Yusel García, Ramón Juan y el abogado Carlos Cruz, cuyo padre del mismo nombre también estuvo ligado a la franquicia en una ocasión.

Los Atléticos han participado en los pasados tres años bajo la administración del abogado José Ortiz, quien dijo públicamente en las pasadas semanas que la transacción con el nuevo grupo había evolucionado y que solamente faltaba la aprobación del BSN.

Casiano jugó durante trece temporadas con los Atléticos—con tres campeonatos—y es considerado un ídolo en la ciudad, y este año fue objeto de un reconocimiento por parte de la administración del equipo en el que se retiró su número.

Según se indicó, Casiano tendrá mano libre para ejecutar en la franquicia las movidas que estime pertinentes, y la primera de ellas pudiera ser la contratación como asistente de sus compañero de mil batallas Manolo Cintrón.

Los Atléticos vienen de arribar en la última posición de la División A en la pasada campaña, con marca de 9-23.