Joseph Adorno, quien en 2016 firmó un contrato promocional a la edad de 17 años con Top Rank en medio de grandes expectativas, acaba de ser dejado en libertad por la poderosa empresa boxística. 

Desde que no pudo hacer el peso para la pelea que debía hacer el 5 de noviembre en los Virgin Hotels de Las Vegas contra el argentino Elías Damián Araújo, se había informado extraoficialmente que Top Rank había dejado en libertad al peso ligero de ascendencia boricua radicado en Allentown, Pensilvania, que tiene marca de 14-0-2 y 12 nocauts después de una brillante carrera en el aficionismo. 

El propio peleador escribió escuetamente en su cuenta de Facebook esta semana‘Free agent’, y su agente, David McWater, lo confirmó. 

“En efecto, él ya no está con Top Rank. Estamos negociando con otros promotores ahora”, dijo McWater, quien también representa a otros prospectos boricuas, incluyendo a Jeremy, el hermano de Joseph, y a John Bauzá, Janelson Figueroa y Omar Rosario. 

La razón, dijo, es que “las cosas no estaban funcionando con Top Rank”. 

Pero agregó: “Hace unos años, Top Rank estaba concentrándose mucho en el mercado latino, pero ahora, como están con ESPN, el mercado latino no les interesa tanto”. 

La pelea con Araújo (21-3 y ocho) estaba pactada para las 137 libras, pero Adorno marcó 139 ½. 

El combate se canceló cuando, de acuerdo a Nelson Rodríguez, su entrenador, el médico de la comisión local dijo que tenía presión alta y no debía bajar más de peso, y su rival no aceptó la desventaja de peso. 

Rodríguez, quien entrenó por primera vez a Adorno en Florida luego de que este había sido entrenado siempre por su padre, Aníbal Adorno, atribuyó la falla en marcar el peso a que Joseph había llegado a su campo de entrenamiento pesando más de 170 libras con menos de dos meses de antelación. 

Fue la segunda vez en año y medio que Adorno sufría la cancelación de una de sus peleas por problemas de peso: en junio de 2020, su pelea con Alexis del Bosque, también en Las Vegas, fue cancelada cuando pesó 136 libras, una más de lo acordado.  

Entonces su padre argumentó que por recomendación médica su hijo no aceptó la exigencia de no poder aumentar más de cuatro libras luego del pesaje para que el combate pudiera celebrarse, debido a que corría el riesgo de estar muy debilitado.  

Para colmo, Adorno no ha lucido en sus dos últimas peleas, con empates consecutivos ante el mexicano Héctor García y el descendiente de puertorriqueños Jermaine Ortiz, respectivamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*