Es un sueño hecho realidad para cualquier boxeador: pelear en una cartelera de gran magnitud, y de gran alcance de pay-per-view, frente a un rival invicto. 

En la que será la pelea más importante —y mejor remunerada de su carrera— el junior welter aguabonense Yomar Alamo (20-0-1 y 12 nocauts), de 26 años, se medirá el 18 de diciembre en Tampa con el zurdo australiano Liam Paro (21-0 y 13). 

El combate a 10 asaltos, en el que estará en juego el cetro ‘Global’, un organismo regional afiliado a la Organización Mundial de Boxeo (OMB), formará parte de la cartelera de la Amelie Arena que será estelarizada por la última ‘extravaganza’ del youtuber-boxeador, Jake Paul (4-0 y tres nocauts en el peso crucero), quien se enfrentará a ocho episodios con el británico Tommy Fury (7-0 y cuatro), medio hermano del campeón peso completo Tyson Fury. 

Al igual que su hermano Logan, ambos residentes ahora en Dorado, Jake ha sido una gran atracción de pay-per-view desde que empezó a incursionar en el boxeo, y acostumbra a atraer más de un millón de subscripciones, una cifra que debe igualar o incluso rebasar fácilmente al enfrentar, en Fury, a quien puede ser su primer rival boxístico verdadero ya que sus primeros tres contrincantes estaban debutando en el deporte. 

Y el programa también incluirá una pelea a 10 asaltos de la siete veces campeona mundial boricua Amanda Serrano (41-1-1 y 30) frente a la española Miriam Gutiérrez (14-1-1 y cinco). 

Paro está clasificado tercero por la FIB y la OMB y Alamo octavo por la OMB. 

Yomar está ligado a la empresa All Star Boxing, de Miami, presidida por Félix ‘Tutico’ Zabala, que fue la que le negoció la pelea y estará copromocionándola. 

“Yomar tenía como tres ofertas parecidas a estas”, dijo Zabala, “pero nos gustó más esta: es una cartelera donde tendrá gran exposición y recibirá una buena bolsa, aparte de que va a ser en Florida, que es como su segunda casa”. 

Yomar ha hecho sus siete últimas peleas en Kissimmee, todas en transmisiones por la cadena Telemundo. 

“Pero llegó la hora de subir a las grandes ligas”, dijo Zabala. “Es una buena pelea, pero que se puede ganar, y que servirá para acercarse a una oportunidad titular”. 

El escocés Josh Taylor es el campeón unificado de los cuatro organismos en las 140 libras “y tiene el tráfico detenido en los cuatro organismos”, dijo Zabala, “pero de todos modos esta es una buena oportunidad de ponernos en turno”. 

Taylor tiene prevista una defensa para el 27 de febrero ante el británico Jack Catteral, pero ha dejado entrever que posiblemente subirá luego a las 147 libras, dejando vacante los cuatro cetros inferiores. 

“(A Paro) lo hemos estudiado y es un buen peleador, pero ganable”, dijo Armando Alamo, padre, manejador y coentrenador de Yomar junto a Abner Cotto y Efraín Román. 

“Y la ventaja es que la pelea va a ser acá (en Estados Unidos), del lado de nosotros, aunque sabemos que ya Paro lleva como dos meses entrenando en Tampa”. 

“Pero Yomar está entrenando muy bien y lo tenemos guanteando ya con varios zurdos muy buenos”, concluyó.