En un fin de semana en el que un boricua —McWilliams Arroyo— estará buscando el título mundial, otro, Christopher’ Pitufo’ Díaz, estará buscando la oportunidad de conseguir otra oportunidad titular. 

Así, luego de que el viernes Arroyo enfrente al mexicano Julio César ‘El Rey’ Martínez por el cetro mosca del CMB en New Hampshire, este sábado el barranquiteño Díaz (26-3 y 16) se enfrentará al ghanés radicado en Tampa, Isaac Dogboe, en lo que para todos los efectos podría ser una eliminatoria de la OMB en las 126 libras. 

La pelea formará parte de la cartelera que se celebrará en el Events Center del Mandalay Bay de Las Vegas, estelarizada por la esperada defensa del campeón welter de la OMB, Terence Crawford, ante Shawn Porter. 

Radicado ahora en Orlando, Pitufo, ligado a la empresa Top Rank, y quien en 2018 cayó por decisión ante Masayuki Ito al disputar el vacante cetro junior ligero de la OMB, viene de perder por nocaut en el duodécimo asalto el cetro pluma del mismo organismo ante el mexicano Emanuel ‘Vaquero’ Navarrete el pasado 24 de abril en Kissimmee. 

Pero, de acuerdo a su entrenador, el neoyorquino de ascendencia puertorriqueña Nelson Rodríguez, “ya es seguro que Navarrete va a dejar el título para subir a las 130 y pelear con Oscar Valdez”. 

“Y se supone que el que gane esta pelea entre Pitufo y Dogboe pelee después por el título vacante”. 

De 27 años de edad —al igual que el boricua—, Dogboe, con marca de 22-2 y 15, es un excampeón supergallo de la OMB que en 2018 perdió ese título por decisión ante Navarrete, quien en 2019 lo noqueó en el duodécimo asalto en la revancha. 

“Es curioso, porque incluso antes de que peleáramos con Navarrete, yo estaba pensando que sería buena una pelea de Pitufo con Dogboe, y aquí estamos en esa pelea”. 

“Si uno viene a ver, es una pelea que podría estar 50-50”, agregó. “Los dos tienen la misma edad, los dos perdieron con Navarrete, y tienen más o menos la misma estatura y el mismo alcance”. 

Pitufo mide 5-6 y Dogboe 5-4, según Boxrec.com, ambos con 64 centímetros de alcance. 

“A Dogboe lo respetamos mucho”, agregó. “Fue campeón mundial, y todo el que logra eso, ser campeón mundial, merece su respeto”. 

“Pero, para mí, la ventaja que tiene Pitufo es que él boxea más, él tiene el boxeo boricua”. 

Después de estar acuartelado y entrenando intensivamente en el gimnasio de Rodríguez en Orlando, donde el viernes pasado hizo su última sesión de guanteo, Pitufo y su grupo viajaban el miércoles a Las Vegas.