¿Se acuerdan de la época en la que por mucho tiempo se estuvo hablando de la pelea de Mayweather con Pacquiao, y que, para promocionar sus combates anteriores, sus promotores aseguraban que el supercombate sería el siguiente? 

¿Y nunca ocurrió… hasta que pasó? 

Bueno, algo parecido ha venido ocurriendo, en otro nivel, en el boxeo femenino, con la varias veces proyectada pelea entre la irlandesa Katie Taylor y la boricua Amanda Serrano. 

Ambas tienen peleas próximamente: Taylor (19-0 y seis nocauts) una defensa el 11 de diciembre en Liverpool de sus cuatros cetros del peso ligero ante Firuza Sharipoiva (14-1 y ocho), y Serrano (41-1-1 y 30) un combate a 10 asaltos en el peso ligero en Tampa ante la española Miriam Gutiérrez (14-1 y siete) el día 18, como parte de la cartelera de Showtime pay per view estelarizada por el encuentro a ocho episodios en el peso crucero entre el ‘Youtuber’ Jake Paul (4-0 y tres) y el británico Tommy Fury (7-0 y cuatro). 

Serrano, de paso, reina como campeona absoluta del peso pluma, como parte de su extensa colección de siete campeonatos mundiales, pero ha dicho que peleará en el peso ligero esta vez en preparación para su pelea con Taylor. 

Aunque, naturalmente, ya Serrano ha peleado antes en ese peso, y hasta en 140, habiendo sido campeona de ambas categorías. 

Obviamente, Taylor vs Serrano es una pelea que incluso se ha programado varias veces: primero para fines de 2019 en Estados Unidos, luego para el 2 de mayo de 2020 en Manchester, Inglaterra, y, por último, para el 4 de julio, también en Manchester, en plena pandemia y sin público, y se cayó cuando Serrano supuestamente pidió que le aumentaran la bolsa por ir a la casa de su rival. 

Al final, el promotor de Taylor, Eddie Hearn, cogió otro rumbo y reconoció que se trataba de una pelea demasiado grande como para que se hiciera a puertas cerradas. 

Lo que ha cambiado ahora es la presencia de Jake Paul, que además de generar grandes ventas de pay per view con sus espectáculos, se ha convertido en el representante de Serrano y, obviamente, cuenta con suficiente musculatura económica como para negociar de tú a tú con Hearn, presidente de la empresa Matchroom y de la compañía de transmisiones DAZN. 

Y Hearn había dicho hasta ahora que las negociaciones con Paul iban viento en popa y parecía que ahora sí que la pelea iba, a principios del próximo año. 

En una entrevista publicada esta semana por The Guardian, en Inglaterra, Taylor prácticamente lo aseguró, diciendo que sería una pelea multimillonaria. 

“El dinero no es mi máxima prioridad”, dijo, “pero obviamente es muy importante porque el boxeo es una carrera muy limitada. Una de verdad quiere hacer el máximo posible de dinero en el período más corto posible”. 

“Cuando yo empecé como profesional hace cinco años, las boxeadoras se estaban ganando una miseria en comparación con los hombres, pero las cosas han mejorado considerablemente”, agregó Taylor, de 35 años, medallista de oro en las Olimpiadas de 2012 en Londres. 

“Ella es obviamente una peleadora fantástica, siete veces campeona mundial”, dijo sobre Serrano. “Ha sido muy consistente y tiene mucha experiencia. Es por eso que esta será una pelea fantástica: es, en verdad, una pelea 50-50”. 

Amanda, de 33 años, quien subió un link del artículo de The Guardian a su cuenta de twitter, reaccionó con júbilo. “Superorgullosa de poder brindarle a los fanáticos esta joya de pelea”, escribió, “Katie Taylor yo le daremos al mundo del boxeo lo que todos estaban esperando”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*