Para un fanático ocasional del boxeo, debe ser difícil distinguir una pelea de Saúl ‘Canelo’ Alvarez de otra. 

Y, pese a su indiscutible calidad y su eficiencia sobre el ring, Canelo solo parece ir saltando de división en división, enfrentándose a oscuros campeones mundiales que por lo regular han escapado de la atención del fanático ocasional, lo cual no es de extrañar en esta época en la que parece haber un campeón mundial en cada esquina. 

Este sábado, en la MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, en una transmisión por Showtime pay-per-view, Canelo, con marca de 56-1-2 y 38 nocauts, estará exponiendo sus cetros supermedianos de la AMB, la OMB y el CMB ante el norteamericano Caleb Plant (21-0 y 12), campeón de la FIB. 

El principal atractivo promocional de la pelea, al menos para los publicistas, es que el ganador se convertirá en el primer campeón mundial indiscutido de las 168 libras. 

Canelo, que ya ha sido campeón junior mediano, mediano y semicompleto, es un amplio favorito, como lo ha sido prácticamente en todas sus peleas, que suele ganar con un estilo metódico, eficiente y en general carente de emotividad, frente a peleadores que poco a poco se van amilanando ante él. 

Canelo y Plant protagonizaron un altercado en una de las conferencias de prensa precombate. [suministrada]

Las excepciones han sido Mayweather y Golovkin, y es posible que Canelo haya perdido con ambos. 

Esta vez, pese a su ventaja en estatura —6-1 a 5-8—, a su récord invicto y al reconocimiento de que no es mal peleador, a Plant lo desfavorecen las casas de apuestas por hasta 12 a 1. 

De acuerdo a algunos periodistas, en la etapa promocional de la pelea Canelo se ha mostrado más agresivo que de costumbre, hablando de su deseo de ‘lastimar’ a su rival, y, quizá por entender que se trata de otra pelea con un desconocido y que los fanáticos pudieran estar cansándose de esperar la tercera con Golovkin, la etapa promocional incluso llegó hasta un forcejeo encima del escenario, en el que Canelo lanzó una especie de bofetón que le abrió una pequeña cortadura a Plant, al romperle las gafas que llevaba puestas. 

La chispa detonadora, según Canelo, fue que Plant le mentó la madre al llamarle motherfucker, aunque Plant luego explicó que lo había hecho sin alusiones personales, sino empleando un insulto muy común en el idioma inglés. 

“Las cosas son muy diferentes cuando uno está dentro del ring”, dijo Canelo al hablar a la prensa el miércoles durante la última conferencia de prensa, “así que no le doy ninguna importancia al altercado que tuvimos en la primera conferencia”. 

“Me he enfrentado a muchos buenos peleadores con habilidades parecidas a las de Caleb. Es un estilo que he visto antes y sé qué hacer con él. Eso es algo que me da mucha confianza para esta pelea”. 

“Me gusta el hecho de que Caleb llega a esta pelea pensando que puede ganarla. Va a hacer que resulte una pelea más emocionante para los fanáticos”. 

“Solo cinco boxeadores de la historia han sido campeones indiscutidos. Quiero ser el sexto. Esa es mi motivación”. 

Plant ripostó. 

 “No se pierdan la pelea. Van a ver al primer campeón unificado de la historia en el peso supermediano de este deporte. Esto es algo histórico y lo están viendo ahora: su nombre es Caleb Plant”. 

 “No fue mi intención irritar a Canelo en la primera conferencia de prensa. En realidad creo que la prensa le da más importancia de la que nosotros mismos le damos. Los dos hemos tenido altercados mucho más serios que este. Cuando la campana suene va a ser muy diferente”. 

“Canelo ha tenido muchas peleas cerradas, pero creo que la gente seleccionada va a tomar la decisión correcta este sábado”, agregó. “Sin embargo, en lo único en que me puedo enfocar es en mi plan de trabajo y ejecutarlo bien”.