A un cuarto de temporada en la NBA, llegó la hora de otorgar algunos de los galardones hasta este punto; con ganadores, contendores y un posible dark horse para cada premio. 

Jugador Más Valioso:

Ganador: Steph Curry, Warriors de Golden State.

Curry es el mejor jugador del equipo que indiscutiblemente ha sido el más dominante en este primer cuarto de temporada. El ‘Chef’ está promediando 28 puntos, seis rebotes, siete asistencias y dos robos de balón con sus acostumbrados y espectaculares porcentajes de campo, pero más impresionante aún es lo siguiente: todos sus compañeros tiran mejor de campo y de tres cuando Curry está en cancha, dejando claro que su impacto va mucho más allá de sus estadísticas tradicionales. Golden State está imparable, y aunque el equipo sobresale por su estilo armonioso en cancha, Curry es el que tiene la batuta. 

Principales retadores: Kevin Durant, Nets de Brooklyn y Giannis Antetokunmpo, Bucks de Milwaukee.

Los campeones Bucks han tenido un arranque lento debido a una gama de lesiones y una aparente falta de adrenalina luego de las finales, pero el Greek Freak siempre va a ser una amenaza para el premio, y se ha convertido en los pasados años en posiblemente el mejor jugador en la temporada regular. Durant, por su parte, es el protagonista del show en Brooklyn, quinteto que tiene el mejor récord en la Conferencia del Este. Tal vez llegó la hora para el segundo MVP de KD.  

Dark Horse: Jimmy Butler.

Butler tiene respetables promedios de 24 puntos, seis rebotes y cinco asistencias, acompañado de excelente defensa para el segundo mejor equipo de la Conferencia. El Heat está a solo un juego de los Nets. De alcanzarlos en los standings, va a ser difícil dejarlo fuera del debate. 

Jimmy Butler: probablemente haya que incluirlo en el debate sobre el Jugador Más Valioso de la temporada. [suministrada]

Jugador Defensa del Año:

Ganador: Draymond Green, Warriors de Golden State.

Los Warriors tienen la mejor calificación defensiva en toda la liga, aguantando a los oponentes a 100 puntos por juego y Draymond es la razón principal. Su habilidad de proteger el aro, contener el perímetro y defender varias posiciones es la clave del estilo de switcheo que se juega en Golden State. 

Principales retadores: Rudy Gobert, Jazz de Utah.

Mientras Gobert respire, debe estar en la conversación a Jugador Defensa del Año. El tres veces recipiente del premio tiene al Jazz con la quinta mejor calificación defensiva a pesar de estar rodeado de jugadores negativos en ese lado de la cancha, como Donovan Mitchell y Bojan Bogdanovic. 

Dark Horse: Mikal Bridges, Suns de Phoenix.

Al momento de esta publicación, los Suns llevan 16 victorias al hilo de la mano de la tercera mejor defensa en la liga. Mikal está a cargo de la tarea defensiva más fuerte noche tras noche mientras también es de los mejores en la liga velando las líneas de pase. Es difícil para un jugador de perímetro no llamado Michael Jordan o Kawhi Leonard ganar el premio, pero Mikal merece estar en el debate. 

Novato del Año:

Ganador: Evan Mobley, Cavaliers de Cleveland.

Esta es una de las clases de novatos más profundas en años. Se puede argumentar a favor de al menos cinco candidatos, pero hasta el momento, Mobley es el hombre. El joven de 20 años ha transformado el futuro de los Cavs, mostrando potencial de estrella al nivel de Anthony Davis o Chris Bosh. En sus minutos en cancha, los Cavaliers tienen la octava mejor calificación defensiva, la cual se desmoronó hasta llegar a 19 en la semana y media que Mobley estuvo fuera de acción por dolencias en el codo.  El es el futuro de la franquicia.

Principales retadores: Scotty Barnes, Raptors de Toronto, Cade Cunningham, Pistons de Detroit. 

Barnes ha sido el hombre orquesta en Toronto, jugando básicamente todas las posiciones y aportando mucho antes de lo que los analistas proyectaban. Por su parte, Cade comenzó la temporada fuera por una lesión. Desde su regreso, ha demostrado las cualidades que lo llevaron a ser el primer jugador seleccionado en el draft y no extrañaría verlo alzándose con el premio al final de la temporada. 

Dark Horse: Los novatos de los Rockets de Houston.

Los Rockets son el peor equipo en la liga. Su enfoque sin disimulo es volver a una alta selección en la lotería, y una de las maneras más fáciles de hacerlo es dándoles minutos a sus novatos. Los Rockets tienen unos cuantos rookies, pero Jalen Green y Alperen Segun podrían poner números monstruosos al final de la temporada con muchos minutos, mucha tasa de uso y pocas repercusiones.