Aunque el mexicano Jaime Munguía es un amplio favorito, el descendiente de puertorriqueños Gabriel Rosado es un serio candidato a dar la sorpresa este sábado cuando se enfrenten a 12 asaltos por un título regional de la OMB en el Honda Center de Anaheim en una transmisión por DAZN. 

De 25 años de edad, Munguía tiene un récord de 37-0 y 30 nocauts, y estará disputando con el filadelfiano Rosado, de 35 años y marca de 26-13-1 y 15, el cetro Intercontinental mediano de la OMB. 

De acuerdo a las casas de apuestas, Munguía es un favorito en proporción de 11-1, y 1-6, lo que traduce en que habría que apostarle $11 para ganar $1, pero pagaría $6 por cada dólar apostado a su rival, si este resulta victorioso. 

Y eso no puede descartarse, pese a la marcada diferencia de los récords y las apuestas. 

De seis pies de estatura, Munguía es un excampeón junior mediano de la OMB que subió a las 160 libras luego de hacer cuatro defensas titulares, y ha ganado las tres peleas que ha hecho como peso mediano: un nocaut en 11 asaltos sobre Gary O’Sullivan; uno en seis sobre Turerano Johnson y, en su última presentación, uno también en seis episodios sobre el polaco Kamil Szeremeta (entonces 21-1 y cinco) el 19 de junio este año cuando disputaron el cetro Intercontinental. 

Pero aunque ha demostrado pegada, fuerza y agresividad en sus peleas, Munguía también ha dejado constancia de ser un peleador de poca técnica, que hasta ahora ha podido imponerse a fuerza bruta. 

Ese es el problema que tal vez pueda tener con Rosado, quien mide 5-11 1/2 y está acostumbrado a medirse con lo mejor de lo mejor: entre sus derrotas tiene una en siete asaltos en 2013 al pelear por el cetro mediano con Gennady Golovkin; una por decisión ante Jermell Charlo en 2014 y, en su penúltima presentación, el 27 de noviembre de 2020, una controvertida decisión dividida ante el excampeón mediano Daniel Jacobs 

Luego de esa pelea, Rosado, que siempre había sido conocido como un fajador habituado a peleas sangrientas, se autocongratuló por haber exhibido sus mejoradas habilidades boxísticas ante Jacobs. 

Y en su siguiente pelea, llevado como ‘escalón’ el 19 de junio de este año ante el zurdo uzbeco Bektemir Melikysiev (7-0 y seis), medallista de plata como peso mediano en las Olimpiadas de 2016 y superprospecto de la Golden Boy Promotions en el peso supermediano, Rosado dio una sorpresa mayúscula cuando, reponiéndose de una caída en el primer episodio, procedió a apuntarse un nocaut espectacular en el tercero en la misma cartelera en la que Munguía vencía a Sveremeta. 

“Creo que se ha notado una gran mejoría en las últimas peleas que he tenido bajo Freddie Roach”, dijo en una conferencia de prensa Rosado, quien está descendiendo nuevamente a las 160 libras. “Y creo que mi récord es engañoso: nunca fui un peleador protegido o con el respaldo de una gran compañía”. 

“Pero me siento entusiasmado. No voy a revelar mi plan de pelea, pero sí voy a decir que voy a hacer de todo, voy a boxear, voy a atacar”. 

“Sin embargo Munguía tiene mi respeto. Pudo haber ido en busca de su pelea mandatoria, pero dijo ‘no, quiero a Rosado’. Y eso dice mucho de él”. 

Munguía aparece como primer retador de Jermall Charlo en el CMB y de Demetrius Andrade en la OMB.