La división del Atlántico en la NBA ha sido dueña y señora de los titulares por las dos controversias más grandes del verano: las incongruencias de Kyrie Irving en Brooklyn y los conflictos entre Ben Simmons y la gerencia de los 76ers. En días recientes indagamos sobre lo que le espera a los Nets con o sin Kyrie. 

Veamos el resto de la división con sus movidas e interrogantes. 

76ers de Filadelfia:

Adquisiciones significativas: Andre Drummond, Georges Niang. Draft: Jaden Springer (No. 28), Filip Petrusev (No. 50), Charles Bassey (No. 53).

Pérdidas significativas: Dwight Howard, George Hill.

Mayores interrogantes:

Uno esperaría que para un equipo que terminó con el mejor récord en toda la conferencia, por encima de los eventuales campeones Bucks de Milwaukee, el verano vendría con solo cambios marginales. Sin embargo, el drama de Ben Simmons, causado por ambos bandos, tendrá repercusiones inmensas no solo en la escuadra sino en el resto de la conferencia. Los 76ers intentaron públicamente cambiar a Simmons en una transacción que traería a James Harden en el trade deadline. El fallido intento comenzó la fricción entre el tres veces All-Star y la franquicia, que sólo aumentó cuando Simmons desapareció en los momentos importantes de la eventual eliminación de segunda ronda contra los Hawks de Atlanta, magnificado en el momento que Simmons optó por no tirar estando completamente solo frente al canasto en el cuarto periodo del juego de eliminación. 

¿Cómo terminará la situación de Simmons? 

En días recientes el finalista al premio de Jugador Defensa del Año se reportó a los campos de entrenamiento luego de alejarse del equipo por varios meses. Los 76ers están enfocados en esperar a que una superestrella en otra franquicia se frustre y pida cambio—hacemos una pausa para saludar a Damian Lillard o Bradley Beal—, pero Simmons quiere un cambio inmediato. ¿Cuánto tardará en resolverse la situación? ¿Quién se rinde primero? ¿Terminarán los 76ers aceptando menos por Simmons o aceptará Simmons ser parte del equipo en lo que aparece un cambio apetecible para todos?

Celtics de Boston:

Adquisiciones significativas: Al Horford, Dennis Schroder, Josh Richardson, Enes Kanter, Juancho Hernangómez, Bruno Fernando.

Pérdidas significativas: Kemba Walker, Evan Fournier, Tristan Thompson, Semi Ojeleye, Carsen Edwards, Tacko Fall. 

Mayores interrogantes:

¿Se acabó la macacoa de las lesiones y contagios?

Al parecer no. Los Celtics estuvieron entre los primeros cinco equipos en la liga en partidos perdidos por sus jugadores de rotación debido a lesiones o contagios de covid-19 la pasada temporada. Su estrella Jayson Tatum perdió un mes de acción a mitad de temporada por el contagio y reportó que los efectos secundarios no le permitían caer en ritmo. “No podía respirar. Incluso meses después de haber superado el covid todavía me faltaba el aire. A veces ya en el primer periodo estaba jadeando y resoplando”, le expresó Tatum a la prensa local durante la pasada temporada. 

Este año arrancó igual, con reportes de contagios de la otra estrella Jaylen Brown y el dominicano Horford, aunque al menos el estar vacunados les ha permitido pasar el contagio sin síntomas. 

Completamente saludables, los Celtics tienen una escuadra balanceada con la habilidad de jugar diferentes estilos y uno de los mejores, sino el mejor, dúo de jóvenes en la liga. El nuevo dirigente, Ime Udoka, ha sido de los mejor cotizados en años recientes. 

¿Tienen suficiente para competir con la élite de la conferencia (Nets/Bucks)? Probablemente no, pero en su mejor versión deben ser un peligro para todos. 

Jayson Tatum no la tuvo fácil en la pasada temporada por el covid-19. [suministrada]

Knicks de Nueva York:

Adquisiciones significativas: Kemba Walker, Evan Fournier, Draft: Quentin Grimes (No. 25), Rokas Jokubaitis (No. 34), Miles McBride (No. 36), Jericho Sims (No. 58).

Pérdidas significativas: Reggie Bullock, Elfrid Payton. 

Mayores interrogantes:

¿Los seguirá acompañando la suerte?

Una improbabilidad matemática sucedió con los Knicks la pasada temporada. Por primera vez en la historia de la liga, un equipo termina en la primera posición en menos partidos perdidos por sus jugadores de rotación, y primero en juegos perdidos por jugadores de rotación de sus contrincantes. Esa improbabilidad, junto a la magia de Tom Thibodeau de sacar hasta la última gota de talento de sus escuadras, llevaron a los Knicks hasta una inesperada cuarta posición en la conferencia, donde acabó su suerte al perder 4-1 en la primera ronda de la postemporada, a pesar de tener ventaja local, contra Trae Young y los Hawks de Atlanta. El equipo reemplazó a Elfrid Payton y Reggie Bullock en el cuadro regular con Kemba y Fournier. De estar saludables, eso es una mejora significativa. ¿Será posible que los Knicks tengan un mejor equipo pero terminen mas abajo en los standings? No solamente es posible, sino que según proyecciones es probable. La Conferencia del Este, completamente saludable, está en su mejor momento en más de una década, y los Knicks, a pesar de tener mejor talento que hace un año, puede que se encuentren peleando en el play-in tournament

Raptors de Toronto:

Adquisiciones significativas: Draft: Scottie Barnes (No. 4), Goran Dragic, Precious Achiuwa.

Pérdidas significativas: Kyle Lowry, DeAndre’ Bembry.

Mayores interrogantes:

Y hablando de buena o mala suerte, los Raptors fueron el segundo equipo que más perdieron partidos por lesiones o contagios, que inclusive incluyó hasta su dirigente, pero más importante que eso, las restricciones del covid les prohibió jugar en Canadá, lo que significó una temporada de 82 partidos como visitantes. Los juegos locales se celebraron en Florida, durmiendo en hoteles y lejos de sus familias. Sería fácil concluir que un regreso a la normalidad significa otra temporada como contendores en Toronto, pero ese no es el caso. El mejor jugador en la historia de la franquicia, Kyle Lowry, terminó vía firma y cambio en South Beach, cambiando la dirección de los Raptors para esta temporada. Adicional a eso, el estelar Pascal Siakam se sometió a una operación de hombro que lo dejará fuera de acción al menos hasta diciembre. El equipo todavía cuenta con piezas veteranas que pueden cargar el equipo, en especial en el lado defensivo, con el dúo de Fred VanVleet y OG Anunoby tomando la batuta por el momento. 

El cuarto jugador seleccionado en el draft, Scottie Barnes, es considerado el mejor y más versátil jugador defensivo de la clase. ¿Cuán rápido puede aportar? ¿Puede hacer el trabajo en lo que regresa Siakam? ¿Pedirá cambio Dragic si las cosas arrancan lento? Los Raptors son uno de los equipos más impredecibles en la liga para esta temporada, principalmente por la mayor de las interrogantes ¿Vale la pena mantener este núcleo para competir por la temporada o llegó la hora de reconstruir?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*