Los Astros recibieron cinco buenas entradas del abridor mexicano José Urquidy, y el bate del venezolano José Altuve finalmente dio señales de vida para que Houston se anotara este miércoles una importante victoria de 7-2 sobre los Bravos en el segundo juego de la Serie Mundial. El triunfo empata la serie al mejor de siete cuando la misma se traslada el viernes a Atlanta para el tercer desafío. Urquidy trabajó durante cinco entradas, permitiendo seis hits y dos carreras, sin boletos gratis y siete ponchetes, dejando el partido al frente 5-2 antes de que cuatro relevistas de los Astros se encargaran de las cuatro últimas entradas, en las que solamente concedieron un hit, sin carreras. Altuve abrió la tanda de Houston con doble y anotó la primera carrera del partido en la misma primera entrada, y produjo la séptima y última del encuentro con un toletazo solitario por el jardín izquierdo, en el séptimo episodio. El receptor de los Bravos, Travis d’Arnaud, conectó dos de los siete imparables de su equipo, incluyendo un cuadrangular, anotando las dos carreras. En el triunfo, Martín Maldonado consiguió un sencillo impulsador en una segunda entrada de cuatro anotaciones que inclinaron la balanza a favor de los Astros. Se fue de 4-1, y además anotó una carrera, y presenta promedio de .167 en la serie. Carlos Correa logró su primer hit—un sencillo—, en cuatro turnos, y batea .143, mientras que por los Bravos, Eddie Rosario se fue en blanco en cuatro viajes al plato, bajando a .222. Al campo cometió un error que costó una carrera, al hacer un tiro a la tercera almohadilla sin que hubiera un jugador cubriendo la base.