“Bomba siempre insistió en que quería esta pelea”, dijo Félix ‘Tutico’ Zabala, promotor del nuevo campeón mundial Jonathan ‘Bomba’ González luego de que este destronara en la noche del sábado al mexicano Elwin ‘La Pulga’ Soto.

“Incluso surgían otras oportunidades, pero él siempre quería esta pelea. Parece que sabía algo, ¿no?”

Lo que el veterano peleador de 30 años creía era que, con su experiencia, su buen boxeo, sus habilidades defensivas y su capacidad para robarse el ataque ocasionalmente, él tenía grandes probabilidades de derrotar a un peleador fuerte y agresivo de 24 años de edad, pero de recursos limitados.

“La verdad es que trabajé como nunca para esta pelea”, dijo el zurdo González luego de mejorar su marca a 25-3 con 14 nocauts en la pelea celebrada en Fresno, California, en la que conquistó el cetro minimosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) con una victoria por decisión dividida sobre Soto, ahora 19-2 y 13.

“El nunca me lastimó, nunca me conectó un golpe fuerte”.

“Yo seguí haciendo mi pelea en todo momento y estaba confiado, porque en la esquina yo preguntaba y me seguían diciendo que estaba ganando”, agregó Bomba, quien tuvo en su esquina al entrenador cidreño Luis Espada y a su propio padre, Luis González.

Por esa razón dijo, no se sintió muy preocupado mientras esperaba que se anunciara la votación de los jueces: dos le vieron ganar 116-112, pero el tercer oficial de alguna manera halló cómo darle el combate a Soto.

“Eso sí me sorprendió muchísimo”, dijo Bomba, el medallista de oro de los Centroamericanos de 2010 que en su única oportunidad titular anterior había caído en siete asaltos en Japón al retar a Kosei Tanaka por el cetro mosca de la OMB.

“Ahora mismo no tengo planes inmediatos, excepto regresar a casa y descansar unos días porque fue un entrenamiento muy largo y muy fuerte”, dijo.

Pero luego, a pesar de que tiene otros negocios —dos tiendas de venta y reparación de celulares, y Bomba Distributors, una compañía de distribución de artículos varios—, se mantendrá concentrado en el boxeo.

“Por suerte ya tengo ahora a otra persona que me corre esos negocios”, dijo.

“Ahora hay que ver con quién será la próxima pelea”.

“Hay que ver las ofertas que vengan”, dijo Tutico, quien preside la empresa All Star Boxing, de Miami.  “Como esta era una pelea obligatoria, ahora Bomba tiene un tiempo para pelear con cualquiera”.

Soto está ligado promocionalmente al promotor británico Eddie Hearn, de la compañía Matchroom, que fue la que presentó la cartelera transmitida por DAZN.

Hearn sufrió otro golpe adverso cuando, en el combate estelar, el cuatro veces excampeón mundial Mikey García (40-2 y 30), quien reaparecía luego de cerca de 20 meses de inactividad tras su derrota ante Errol Spence, Jr., al discutir el cetro welter, perdió por decisión mayoritaria (97-93, 97-93 y 95-95) ante el español Sandor Martin (39-2 y 13), prácticamente un desconocido.