Luego de sufrir derrotas por nocaut en tres de sus últimas cuatro salidas, Alberto ‘El Explosivo’ Machado, quien fuera un campeón sólido en las 130 libras por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), está buscando darle un nuevo giro a su carrera. 

Con ese fin, el peleador de 31 años de edad y marca de 22-3 y 18 nocauts, está apuntando hacia un posible regreso a fines de este año o principios de 2022, de la mano de un nuevo entrenador: el dos veces exmonarca mundial Iván Calderón. 

“Es posible que subamos a las 140 libras y ya estamos preparándonos hace un tiempo”, dijo el peleador zurdo que en febrero de 2019 perdió su cetro al caer en cuatro asaltos ante Andrew Cancio; cayó nuevamente ante Cancio en tres asaltos en junio de ese año al buscar recuperarlo y, en su segunda pelea como peso ligero, cayó en seis episodios en  marzo pasado en Salinas ante el mexicano Angel Fierro (18-1-1 y 14). 

“Se va a ver la diferencia”. 

En una decisión respaldada por su manejador, Juan de León, Machado lleva poco más de un mes entrenando con Calderón en el gimnasio Félix Pagán Pintor de Guaynabo. 

“Lo del peso en el que va a pelear es algo que ahora está bajo evaluación”, dijo Calderón. 

“Pero es posible que después de llevar tanto tiempo sacrificándose para hacer las 130 libras, ahora ni siquiera pueda hacer las 135 bien”. 

Calderón, sin embargo, explicó que la subida de peso no tiene el propósito de hacerle más fuerte sino, curiosamente, de facilitarle que use su mejor boxeo. 

“Machado tiene su pegada”, dijo, “pero quizá por querer ser taquillero como profesional, empezó a depender demasiado de noquear de un solo golpe y pararse a pelear todo el tiempo”. 

“Pero yo recuerdo que de aficionado él tenía un estilo muy bonito, que se movía muy bien por el ring y usaba la distancia, porque es un peleador alto (5-10)”. 

“Yo no estoy tratando de cambiarle el estilo”, agregó, “sino ayudarle a que él vuelva a activar el chip de antes”. 

Al mismo tiempo, sin embargo, Calderón, quien se caracterizó por su gran boxeo, está impulsando el que Machado pula sus destrezas defensivas. 

“No es que ahora solo se ponga a boxear”, dijo, “sino que tenga esa opción si necesitara hacerlo en un momento de peligro”. 

Calderón dijo que espera conocer pronto cuándo sería la próxima pelea de Machado. 

“Por el momento solo estamos trabajando en unas cosas y vamos a seguir así hasta que tengamos una fecha y un rival”, dijo. 

“Pero de todos modos yo nunca he creído en entrenar para pelear con un rival en particular: no me importa si es derecho o zurdo, bueno o malo, sino estar preparado para todos”. 

“Después de todo”, dijo, “en el boxeo puedes estar preparándote todo el tiempo para un tipo de rival, y te lo cambian en el último momento”.